115 usuarios de 'Combatiendo la soledad en el medio rural'

E.C.B
-

El proyecto impulsado por Faema, con apoyo de la Junta, se desarrolla en Burgohondo, Solosancho y Sotalbo y permite a personas mayores de estas zonas realizar actividades grupales. Se complementa con el servicio de asistencia personal en el domicilio

115 usuarios de 'Combatiendo la soledad en el medio rural'

Con el doble objetivo de fomentar la autonomía personal de las personas mayores o con discapacidad en situación de dependencia que viven en el medio rural y de crear empleo y así luchar contra la despoblación, Faema desarrolla en tres localidades de la provincia, Burgohondo, Solosancho y Sotalbo, el proyecto 'Combatiendo la soledad en el medio rural'. Una iniciativa pionera que busca combatir la soledad, de la que actualmente se benefician 115 personas que realizan actividades en grupo muy diversas (terapia cognitiva, juegos, actividad física, manualidades, taller de comunicación o musicoterapia) de la mano de tres monitores, uno por municipio, tanto en horario de mañana como de tarde.

Este proyecto, que es posible gracias a la subvención de contratación temporal de personas desempleadas para la realización de servicios de interés social del Servicio Público de Empleo por importe de 21.480,66 euros y al apoyo que prestan los ayuntamientos de los tres municipios a través de una aportación de 1.500 euros y la cesión gratuita de espacios, se complementa con el servicio de asistencia personal en el domicilio de la persona mayor, que ha supuesto la creación de cuatro puestos de trabajo para atender a 11 usuarios.

Este jueves el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández, y la directora general de Faema, Inmaculada Pose, se desplazaron a Burgohondo para presentar el proyecto junto a los alcaldes de las localidades implicadas y allí pudieron ver el trabajo que vienen realizando todos estos mayores, de la mano de sus monitores, que se extenderá durante seis meses, hasta junio.

Inmaculada Pose subrayó que "es un programa muy positivo, porque ha permitido crear diez empleos -siete de asistente personal y tres de monitor- y permite combatir la soledad de estas personas y que se sientan útiles en una etapa de su vida en la que necesitan apoyo".

Por su parte, el delegado territorial de la Junta agradeció el "impulso" de Faema que es "una entidad de referencia" y subrayó que "cuando hablamos del medio rural, nos alejamos de las siglas y vamos juntos para lograr el objetivo", en referencia a la colaboración de los tres ayuntamientos, "con el fin común de combatir la soledad de los mayores". "Proyectos como éste complementan a la Ley de Dependencia y suponen un yacimiento de empleo para personas desempleadas", añadió José Francisco Hernández, quien remarcó la importancia de que "cualquier ciudadano tenga la posibilidad de vivir donde quiera".

Los tres alcaldes, Jesús Martín, de Solosancho; Francisco Fernández, de Burgohondo, y Juan Manuel del Nogal, de Sotalbo, coincidieron en destacar la importancia de estos proyectos para el medio rural y la necesidad de que "tengan continuidad".



Las más vistas