La siniestralidad laboral se reduce un 13% hasta marzo

E.C.B
-

Durante el primer trimestre del año se contabilizaron en la provincia 305 siniestros con baja, ninguno de ellos mortal, y los registrados en tránsito cayeron más de un 38%. Al descenso contribuye el decreto de estado de alarma a mediados de marzo

La siniestralidad laboral se reduce un 13% hasta marzo - Foto: David Castro

Las cifras de siniestralidad laboral en Ávila experimentaron un descenso del 13,6 por ciento en el primer trimestre de este año respecto al mismo periodo de 2019, muy probablemente debido al inicio a mediados de marzo del estado de alarma como consecuencia de la pandemia de la COVID-19 que paralizó toda la actividad económica. Según los datos oficiales de la Junta de Castilla yLeón, fueron 305 los accidentes con baja registrados de enero a marzo y no hubo que lamentar ningún fallecimiento, si bien sí se contabilizaron seis accidentes graves y 299 leves.
De esos 305 accidentes laborales, 286 se produjeron en el lugar de trabajo (un 11,18 por ciento menos), mientras que 19 fueron in itinere, un 38,71 por ciento menos que el año anterior cuando fueron 31 en tránsito debido en gran medida al confinamiento social de la segunda quincena de marzo. A ellos se sumaron seis casos de enfermedad profesional (en 2019 fueron 322 en actividad y 31 in itinere, más seis casos de enfermedad profesional).
El sector que, una vez más, mantuvo los niveles de siniestralidad más elevados durante ese primer trimestre fue el de servicios, que además fue el que más empleo siguió generando en la provincia, con 154 accidentes y tres casos de enfermedad profesional, mientras que otros 59 se produjeron en la industria, con tres casos de enfermedad profesional; 44 en la construcción y 29 en el sector agrario. Y fue también el sector servicios el que porcentualmente más disminuyó sus cifras en lo que a siniestralidad laboral se refiere en términos interanuales, con un descenso del 17,65 por ciento, seguido del sector agrario, con una caída del 9,38 por ciento, y la industria, con un 6,35 por ciento menos, mientras que el sector de la construcción, quizás el que menos tiempo paró durante el estado de alarma, fue el único que registró un incremento interanual de los accidentes laborales, con un 10 por ciento más.
En cuanto a su gravedad, como apuntábamos, no se contabilizó ningún accidente mortal durante esos tres primeros meses (en 2019 hubo uno en ese periodo en servicios), pero sí se produjeron seis graves, tres de ellos en el sector servicios, dos en el agrario y uno en la construcción), y 299 leves, de ellos 151 en los servicios, 59 en la industria, 43 en la construcción y 27 en el sector agrario, además de 19 in itinere.
Pero además de los ya apuntados 305 accidentes laborales con baja, en la provincia de Ávila también se registraron en esos tres primeros meses del año otros 358 que no requirieron baja y tres enfermedades profesionales también sin baja, por lo que el número total de accidentes contabilizados durante ese periodo se elevó a 663, lo que supuso un descenso del 12,42 por ciento respecto a 2019 cuando se registraron 757.