Merino defiende la literatura para "entender la realidad"

E.C.B
-

El escritor y académico, invitado al encuentro literario celebrado este viernes en el Parador de Ávila, aseguró que aunque «no corren buenos tiempos, la palabra escrita no desaparecerá»

Merino defiende la literatura para "entender la realidad"

El escritor y miembro de la Real Academia Española José María Merino defendió este viernes en Ávila la importancia de la literatura para «entender mejor la realidad». Protagonista del encuentro literario celebrado en el Parador dentro del ciclo nacional ‘Paren y Lean’ que organizan Acción Cultural Española, Paradores de Turismo de España y el Centro Español de Derechos Reprográficos, Merino, que estuvo acompañado por el periodista de RNE Jorge Barriuso, aseguró que no son buenos tiempos para la literatura y la lectura porque «hay una especie de ebullición de los nuevos medios digitales y la gente piensa que se puede sustituir la palabra escrita, y es un grave error».
No obstante, expresó su convencimiento de que la palabra escrita no desaparecerá porque es la manera en la que comenzamos a conocernos y a conocer la realidad y a pesar de todo, está dentro de nuestro paquete mental».
También habló el escritor del libro publicado este año junto a Álex Grijelmo 'Más de 555 millones podemos leer este libro sin traducción', un manifiesto en defensa de la lengua castellana. Y precisamente comentó al respecto que «los españoles tenemos que darnos cuenta de que esta lengua la hablamos casi 600 millones de personas en el mundo, porque es una pena». «Somos poco conscientes del valor que tiene nuestra lengua más importante, el castellano», afirmó.
Otro de los temas abordados en esta tertulia fueron los procesos creativos del escritor, que en su caso, pasan «primero por que se te ocurra el tema, luego ver dónde lo colocas, qué tiempo utilizas y qué conductas vas a describir, porque la literatura también habla de lo que somos, del corazón humano, y es un proceso que puede surgir de una manera inopinada y peculiar o puede no acabar de cuajar», explicó José María Merino, quien recordó que cuando comenzó a escribir «hubo novelas que se quedaron en el pasillo, que no fui capaz de terminarlas».