«Si se puede subir un peldaño, hay que subirlo»

A.S.G.
-

Jaume Lobo cierra en lo personal una gran temporada en la que pone en valor el vestuario del Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar. "Se creó un grupo de trabajo muy bonito"

«Si se puede subir un peldaño, hay que subirlo» - Foto: David Castro

El Óbila y su afición no le olvidarán, ni él olvidará el Óbila. El club verderón era su primera experiencia lejos de casa tras probar la EBA con el Unió Basquet Sant Adriá. «Si quería afrontar el reto de algo más profesional era el momento». Se quería probar y la prueba no pudo ser mejor, porque Jaume Lobo superó todas las expectativas. «Nunca me hubiera imaginado que salieran tan bien las cosas». El escolta catalán se convertía, con sus 28,5 puntos de media por partido, en la gran sensación no sólo del equipo y de la Liga EBA, sino en el mejor anotador de las ligas FEB, donde nadie igualó sus números. Por desgracia –«se nos ha quedado a todos un sabor agridulce»– no los pudo poner a prueba en los playoffs. Se lo habían ganado sobre la cancha, pero no pudo ser. En su caso, al menos, se lleva en su maleta particular un año «redondo».
Una temporada «para crecer como jugador, superarme en cada partido, en cada entrenamiento» reconoce el joven jugador, que encontró en el Ávila Auténtica el mejor caldo de cultivo para ello. El vestuario fue clave. «Se creó un grupo de trabajo muy bonito,  disfrutábamos jugando. Habíamos llegado a un gran nivel de química» valora el escolta. Pero no menos importantes fueron personas como José Antonio, David y Mauri. «Hicieron un gran trabajo a la hora de gestionar los roles, de hablar con los jugadores y sacar el cien por cien». No sólo fue su trabajo, sino sus palabras cuando otros equipos llamaron a su puerta.
Cuando los números subieron, llegaron las ofertas para marcharse. Lo habló con la familia, con su representante, pero sobre todo con la gente que le rodeaba en el equipo. «Había venido aquí a mejorar como jugador, a buscar una progresión, y aquí tenía las condiciones perfectas, tenía la confianza» reconoce. Seguir en el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar le ha valido para seguir creciendo y mirar alto.
Sus números y sus cualidades dicen que está para algo más que la Liga EBA, y su cabeza también. «Ganas tengo, pero a ver cómo acaba todo». El escenario del baloncesto se tendrá que ir definiendo poco a poco y aún queda mucho por delante para elegir destino, pero tiene claro que «si se puede subir un peldaño hay que subirlo. Quiero comprobar hasta dónde puedo llegar» se marca un jugador que el próximo mes de julio cumplirá 23 años. «Lo que hay que hacer es poner los pies en la tierra y currar». Certero, como su capacidad de tiro.