scorecardresearch

Dos prototipos ganan el proyecto Tcue de la UCAv

P.R.
-

Uno de los proyectos es una 'retardadora' para 'dilatar' la vida de metales y otro es un depósito para depositar paraguas dentro de los vehículos

Dos prototipos ganan el proyecto Tcue de la UCAv - Foto: Isabel García

Dos prototipos han resultado ganadores del VIII convocatoria de la Universidad Católica de Ávila, que se enmarca dentro del proyecto Tcue (Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa), que organiza y financia la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. En el acto de presentación de estos dos prototipos estuvo presente el delegado territorial de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández Herrero y la rectora, María del Rosario Sáez Yuguero.

"Los dos prototipos ganadores son dos inventos orientados hacia la empresa y tratan de buscar soluciones a los problemas que tenemos los ciudadanos habitualmente. Los dos presentan dos soluciones a dos problemas que se producen", señalaba la rectora quien añadia que son ya diez años los que la Junta de Castilla y León financia a través de la Fundación Universidad de Castilla y León, de la FUESCYL y que es tan importante para el desarrollo de la investigación dentro de esta universidad, destacó la rectora, quien también añadió que es importante "para motivar a los alumnos, sobre todo a los de ingenierias , como el profesor Diego Vergara, que no se cuantos prototipos ha inventado ya. Este concurso es un aliciente para los profesores para desarrollar esas ideas que ellos tienen y solucionar esos problemas".

El delegado territorial, José Francisco Hernández Herrero comentó que hay "un importante abanico de estudiantes de Ávila y de fuera de Ávila que toman como refencia la Universidad Católica para mejorar sus capacidades para promover sus propios empleos y para que la sociedad se pueda aprovechar también de su talento y de la orientación adecuada y acertada también del departamento de investigación y de referencia del conocimiento de la Universidad Católica de Ávila". Destacó el delegado tereritorial la importancia de este tipo de investigaciones universitarias porque "dentro de Ávila se están explorando las posibilidades de futuro a través de esos prototipos y también se está poniendo la semilla de nuevos proyectos empresariales, de nuevos planes de negocios". Anunció que este tipo de inversiones de la Junta de Castilla y León "va a perdurar en el tiempo en una nueva programación que concluye ahora que es la octava y que sin el concurso de universidades como la Católica de Ávila no sería posible".

Precisamente uno de los dos proyectos premiados presenta un prototipo desarrollado por el equipo del profesor Diego Vergara. "Se trata de una retardadora para un fenómeno que existe en los materiales metálicos que se llama 'fragilización por hidrógeno' y que rompe el material de forma interna, sin que se pueda ver desde fuera", comentaba el profesor Vergara, que añadía que "se trata de roturas inesperadas, que pueden provocar catástrofes, pues en muchas ocasiones ha provocado muchas muertes". Puso como ejemplo la rotura de un puente o el accidente de un avión. Y aclaró su proyecto señalando que lo que pretenden es "retardar ese proceso para que no sea tan rápido como se está dando hasta el momento. El retardo se produce al direccionar ese hidrógeno hacia puntos que no sean tan catastróficos. Si el hidrógeno tiende a romper por la mínima superficie y rompe mucho antes que si lo llevas en una dirección vertical, pues tiene un recorrido más largo y se produce ese retardo".

El segundo de los prototipos premiados en la edición de este año es muy práctico. Ha sido desarrollada por la profesora María del Carmen Rodríguez López. Se trata de un prototipo que ha surgido de una idea de la vida cotidiana porque, dijo Rodríguez López, "muchas veces habremos vivido esta situación". Se trata de un compartimento para ubicar el paraguas dentro del vehículo. "Muchas veces habremos llegado al coche con el paraguas chorreando y no sabemos qué hacer con el para que no nos moje la tapicería ni el suelo, ni al resto de los ocupantes". Este prototipo diseñado por esta profesora se ubica en la parte trasera del asiento del vehículo y evita también esos inconvenientes y evita también el peligro que supone llevar un paraguas suelto en el coche, ya que el prototipo se supede sujetar a uno de los reposacabezas traseros.