Los clásicos aparcan en ávila

Natalia Méndez Aparicio
-
Los clásicos aparcan en ávila - Foto: Diario de Ã?vila David Castro

Diferentes automóviles antiguos han invadido la cubierta multiusos para mostrarlos o ser vendidos

Por segundo año consecutivo, Ávila acoge la Feria de Vehículos Clásicos Populares, la cual comenzó ayer y se dará por finalizada esta misma tarde.  
En esta ocasión, ha habido bastantes novedades respecto a la edición pasada, con el apoyo de más comerciantes del sector, lo que ha atraído a más personas que el año pasado, tanto a los fanáticos del mundo sobre ruedas, como a otras personas que se han traslado al pasado durante unas horas para recordar lo que se sentía dentro del famoso 600. Con toda esta ilusión se espera que año tras año esta feria sea cada vez más especial.
Muchos abulenses pudieron ver circular ayer por las calles de la capital varios coches clásicos que se dirigían a la cubierta multiusos.
Y es que acudir a la feria a los mandos de un coche clásico suponía un descuento en la entrada, además de poder hacer alarde de tener un objeto tan preciado por los coleccionistas y que tanto cuesta mantener, principalmente por la dificultad de encontrar las piezas adecuadas cuando hay que repararlo, como ha señalado Alberto Ayuso, uno de los organizadores de la feria, junto con Juan Carlos Hoyos y Francisco Roibas.
Tal cantidad de estos coches estaban aparcados en el parking, que aquellos que llegaban más tarde debían estacionarlo fuera.
Al igual que en la edición pasada, ha destacado la exposición de vehículos clásicos, predominando el espacio dedicado a los Citroen CX y los Volkswagen Golf, que están de aniversario. Pero además de coches, también había motos, bicicletas, furgonetas, entre otros medios de transporte.
Por otro lado, se ha aprovechado la ocasión para poner en venta algunos vehículos, que tenían un valor entre 500 y 11.000 euros.
Otro de los atractivos de la feria eran los diferentes expositores, donde abundaban diversos objetos relacionados con los coches, como miniaturas, herramientas o revistas, siendo el puesto más destacable el de Carmelo Calado, que se trata del mayor coleccionista de autorradios de Europa.
Para los acompañantes, probablente cansados de tanto coche, podían deleitarse con algunas antigüedades que se vendían en la feria, como cámaras, radios o máquinas de escribir.
Asimismo, también se ha pensado en los niños, para los que se había diseñado un circuito, donde se han hecho demostraciones de teledirigidos, aunque los organizadores quieren que el próximo año se puedan probar.
Además, Ramón Roca, un fanático de los coches, dio ayer por la mañana una conferencia muy amena sobre la historia de algunos automóviles, siendo la primera vez que hace esto en Ávila.