Igea dimitiría si se tomaran decisiones sin criterio médico

SPC
-

El número dos de la Junta niega que la solicitud de acceso a la fase 1 haya surgido de «presiones políticas o económicas» y sostiene que todas las medidas se han adoptado con el acuerdo de todo el Gobierno

Francisco Igea y Verónica Casado llegan a la conferencia telemática posterior al Consejo de Gobierno. - Foto: R. Cacho (Ical)

«Aquí no va a dimitir la directora general de salud pública, dimitirá el vicepresidente». Así de contundente se mostró ayer el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, al término de la reunión del Consejo de Gobierno, para precisar que si algo va a primar en Castilla y León serán los criterios epidemiológicos, pero también los económicos, porque «no existe una dicotomía entre salud y economía, no existirá lo uno sin lo otro». De esta forma, el número dos del Gobierno autonómico negó que la solicitud de acceso a la fase 1 haya estado influida por presiones, y garantizó que dimitiría de su cargo en la Administración regional si se tomaran decisiones en contra de criterios epidemiológicos y sanitarios para abordar la desescalada en la Comunidad.
Durante su intervención telemática, en la que estuvo acompañado por la titular de Sanidad, Verónica Casado, insistió en que el cambio de fase en todas las provincias de la Comunidad es la consecuencia de la situación epidemiológica favorable para avanzar en la desescalada de todas las zonas básicas de salud. «No se cambia de fase por presión política», aseveró.
Así, quiso insistir en que en esta situación no existe dicotomía entre salud y economía. «Si no somos rigurosos no estaríamos haciendo bien nuestro trabajo, mantenemos nuestro esquema de seguimiento o vigilancia zona por zona, eso nos asegura compromiso con lo pequeño, con lo municipal, es mucho más seguro», defendió Igea sobre el control en zonas básicas de salud, informa Europa Press.
El vicepresidente reiteró que todas las medidas se han adoptado a través de un acuerdo de todo el Gobierno. «Aquí no dimitirá la directora de Salud Pública dimitirá el vicepresidente si se adoptara una decisión contra criterios epidemiológicos». «Nadie lo ha planteado y este que les habla pone su puesto en ello», aclaró.
No obstante, Igea señaló que la situación generada por la covid-19 genera un escenario de «gran incertidumbre». «España ha perdido 30.000 personas, 3.000 de ellas en Castilla y León, la pérdida más dura», insistió el vicepresidente, quien señaló que un «error en la desescalada» situaría a España como el país con «peores condiciones» en esta crisis.
«Hay que tomar decisiones con rigor científico y se aprende de lo sucedido, una desescalada acelerada, un rebrote en Castilla y León o en otra Comunidad serio revés para todo el país, el impacto económico de eso sería irrecuperable, no existe dicotomía entre salud y economía», insistió.
Zonas de salud

En este sentido defendió que desde la Junta se mantiene el esquema de «seguimiento» y «vigilancia» por zonas de salud. «Es mucho más seguro», defendió, tras lo que ha puesto como ejemplo la formación de un puzzle. «Creemos que en ese puzzle es mucho mejor que haya muchas piezas porque permite quitar piezas pequeñas pero se puede ver el conjunto», señaló.
En este punto, Igea agradeció la labor y colaboración de entidades locales y asociaciones de empresarios. «Si no salimos juntos no saldremos ninguno, vivimos algo que no se ha vivido en UE desde 1918, es peor que la gripe española, vivimos un momento que quedará en las páginas de la historia y todos quedaremos retratados en ella», defendió, tras lo que ha insistido en que es la hora de la «política con mayúsculas».
Nueva normalidad

El vicepresidente también explicó que una de las características de la «nueva normalidad» es «que no hay fechas», ya que todo depende de cómo evolucione la situación epidemiológica en la Comunidad. «En principio la evolución es buena pero hoy mismo una de las Comunidades que pasaron ha Fase 1 ha detenido su avance, como es Valencia», dijo. De este modo, avanzó que las fiestas y las verbenas «no serán lo mismo durante una temporada», un punto en el que señaló que la «nueva normalidad» se vivirán hasta que haya una vacuna para vencer la pandemia.