Los Amigos de Santiago parten mañana desde Ávila

Redacción
-
Los Amigos de Santiago parten mañana desde Ávila

El pelotón lo conforman 14 ciclistas. Este año, la ruta, de unos 550 km, está dedicada a Simón Marina, el marchista fallecido el pasado año.

La Peña Ciclista Amigos de Santiago inicia mañana sábado su XXXII Ciclomarcha a Santiago de Compostela, con cerca de 550 km de ruta. La expedición está compuesta por 14 ciclistas, entre 28 años el más joven y 67, el ‘senior’. La marcha se desarrollará en nueve etapas, con las siguientes salidas:  Ávila, Benavente, Ponferrada, Portomarín, Santiago de Compostela, Orense, A Gudiña,  Benavente, Medina del Campo  y Ávila. El martes 18 de junio está prevista la llegada a Santiago, objetivo principal de la ciclomarcha-peregrinación, donde tendrá lugar la habitual recepción de las autoridades municipales. «A diferencia de otras actividades similares, los integrantes de esta XXXII Ciclomarcha tienen en cuenta que la llegada a Santiago no es más que un punto en el camino, de hecho la mitad de sus aspiraciones, por cuanto el objetivo sólo se completa con el regreso a la ciudad de Ávila el domingo 25 de julio, con el recuerdo y la enseñanza de las experiencias vividas», afirman desde el grupo en una nota de prensa. Este año también cuentan con la colaboración de Begoña Jiménez y Cristóbal Median.
La marcha sigue fiel a sus valores fundacionales: la solidaridad, el compañerismo, la colaboración y el sacrificio. «Esta edición es muy especial para nosotros porque haremos un homenaje a Simón Marina Collado, un componente de Amigos de Santiago de Ávila que por desgracia nos abandonó el año pasado», subrayan desde la organización. «Simón con las etiquetas de la ropa colgando. Simón gritando ‘ale, ale’ mientras baja un puerto. Simón dando la lata con la bocina. Simón corriendo como una bala durante los primeros kilómetros para entrar en calor (...) Por eso la bicicleta de Simón no va a pararse porque dejemos de dar pedales. Sigue en marcha, continúa rodando. Se ve en los ojos de sus compañeros, en su manera de sonreír cada vez que le mencionan, en las palabras que le dedican a cada poco». De esta manera emotiva, y gracias a la pluma de Pablo Garcinuño, recuerdan a su compañero en el libro de ruta que les guiará hasta la ciudad gallega desde mañana.