Para ser de Plata hay que ser duros

A.S.G.
-

José Antonio Sánchez espera que la derrota ante Carbajosa sirva para «aprender», que sea «un punto de inflexión para meter más dureza»

Para ser de Plata hay que ser duros - Foto: David Castro

Cuando la bocina marcó el final del partido Arturo Cruz cerró el puño con rabia. Le siguieron todos los compañeros, conscientes de lo que habían logrado en el CUMCarlos Sastre.No sólo era su victoria número 12, sino un golpe de autoridad en casa de su máximo rival, un Ávila Auténtica que se planteaba antes del duelo si podía ser capaz de poner en duda el liderato de los salmantinos. Querían ser ambiciosos, y tenían motivos para ello, pero se encontraron con un líder que ejerció como tal. Martillearon a los verderones en ataque, les ahogaron en defensa pero especialmente dejaron una sensación de solidez a todos los niveles y una lección por aprender para los pupilos de José AntonioSánchez, que tenía claro el mensaje que debía dejar la derrota entre los suyos.     
El técnico madrileño protestó a los árbitros, pero dejó muy claro que «si decimos que hemos perdido por los árbitros estaríamos perdiendo dos veces, sería absurdo».Tampoco miró a los errores de los suyos, que los hubo. Y mirando más a su gestión del partido –«lamento no haber dado más soluciones al equipo»– quiso mirar a futuro.«Esta derrota nos debe ayudar a aprender» apuntó el madrileño. «Que nos ayude a que sea un punto de inflexión para meter más dureza».
No es la primera vez que esta petición sale a la palestra de los verderones, con tanta calidad como tibieza en su juego. Las tres derrotas en Galicia –Porriño, Chantada y Obradoiro– llegaron, entre otros factores, porque los verderones sufren en el contacto. Les gusta correr, pero en el cuerpo a cuerpo se deshilachan. Lo sabía Carbajosa, que corrió y bregó a partes iguales. Elevó el contacto hasta donde le dejaron los árbitros pero no lo entendieron los verderones.  Aún queda camino por delante, 14 jornadas que recorrer para volver a mirar hacia la LEBPlata, pero para hacerlo el equipo debe empezar a endurecerse. Este domingo viajarán a Lugo, y en Galicia toca ser duros.