Un joven entra en prisión por saltarse 13 veces la cuarentena

Agencias
-

Un varón de 23 años ingresa en la cárcel después de que la Ertzaintza lo detuviera por incumplir el confinamiento por más de una docena de veces en Errenteria

Un joven entra en prisión por saltarse 13 veces la cuarentena

Un joven de 23 años ha ingresado este jueves en prisión después de ser detenido por la Ertzaintza en Errenteria (Guipúzcoa) por un delito de desobediencia, al incumplir las normas de confinamiento por la pandemia de coronavirus.

El juez ha dictado el auto de prisión por su reiterado incumplimiento de las normas de confinamiento, ya que ha sido sorprendido un total de trece veces en la calle sin justificación, incluida esta última, desde el pasado día 18 de marzo, tanto por parte de la Ertzaintza como de la Policía Local de Errenteria, según ha informado el departamento vasco de Seguridad.

Sobre las ocho y cuarto de la mañana de ayer, una patrulla de la Ertzaintza que realizaba labores de protección ciudadana localizó al joven en la calle Navarra de Errenteria.

Cuando los agentes le preguntaron por la razón de su presencia en la calle, contraviniendo las normas de confinamiento del vigente Estado de Alarma, no acertó a dar un motivo convincente, por lo que la Ertzaintza le conminó a que se dirigiera a su domicilio.

Más tarde, pasadas las 10,20 horas, otra patrulla de la Ertzaintza era requerida para personarse en un comercio de la calle Donostia de la misma localidad, ya que un individuo había pedido un producto a la dependienta y, tras recibirlo, había salido corriendo del local sin abonarlo.

Después de hablar con la responsable de la tienda, que les facilitó una descripción del sospechoso, los agentes dedujeron que podía tratarse del mismo individuo que había sido apercibido previamente, por lo que realizaron un recorrido por la localidad intentando localizarle.

Minutos más tarde le localizaron en la Avenida Galtzaraborda, y encontraron en su poder el producto sustraído en el comercio, por lo que le detuvieron bajo la acusación de un delito de desobediencia, por el incumplimiento de las normas de confinamiento, y le imputaron también un delito de hurto.