Al Ávila Auténtica le sobran las segundas partes

A.S.G.
-

88
Ávila Auténtica
64
KFC Culleredo
Finalizado
Los verderones sentencian al Culleredo en el segundo cuarto con el acierto de Lobo, que firmó 35 puntos. «Me queda la sensación de habernos encontrado y hacer partícipes a todos»

Al Ávila Auténtica le sobran las segundas partes - Foto: Ana I. Ramirez

Fuera de casa el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar es como un diesel de los antiguos, de aquellos con la pegatina de ‘turbo’ en su parte de atrás, capaces de correr como demonios cuando entraban en calor pero a los que les costaba arrancar cuando la escarcha y el frío protagonizan las mañanas. Pero en casa es otra cosa. En el CUMCarlos Sastre el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar es un bólido bien afinado. No le cuesta arrancar ni le cuesta acelerar. En el vértigo es donde se siente a gusto. Le quiso cerrar el carril de aceleración Culleredo en el primer cuarto pero no pudo hacerlo en el segundo, cuando Lobo, con 17 puntos, puso en bandeja de plata un nuevo triunfo de los locales en el CUMCarlos Sastre, donde las segundas partes empiezan a ser anecdóticas.
Arrancó con la muñeca caliente Juan Castro Lombos. En un CUMCarlos Sastre especialmente frío, el verderón firmaba ocho puntos –dos triples consecutivos– para marcar distancias con un KFCCulleredo que aguantaba el tipo de manos de Añón. Exprimía a su quinteto titular Luis Fraga (13-8, minuto 6) ante un Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar menos fluido que en otras ocasiones. Y ante la oportunidad salió a relucir Doche. El francés (21+13) firmó dos triples en apenas un minuto. Por primera vez en la temporada regular el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar se veía por debajo en el marcador (15-18, minuto 9). Lobo y una gran acción de Ánder Pérez bajo tableros en la última jugada (19-18) solventó la papeleta.
Culleredo estaba plantando cara a un equipo al que, en esta ocasión, le costaba volar sobre su parqué. Estaba cómodo Doche. Nuevo triple en el inicio del segundo cuarto (19-21) y serio aviso para los verderones. Los de Luis Fraga no eran Betanzos ni Universidad de Valladolid. Al menos su quinteto titular. Fuera de él, un largo desierto. Le costaba al Ávila Auténtica, que no encontraba el hueco. Probó suerte Radosavljevic desde el triple. Limpio (22-21). Fue la inspiración que necesitaba el equipo, que ajustó sus defensas. Un par de robos le abrieron la puerta a correr y Lobo se sacó de la manga dos triples consecutivos (33-23, minuto 14) que obligó a Fraga a pedir tiempo muerto. En un momento el equipo verderón había abierto brecha. No quería desconectarse Culleredo, que se apoyó en Guzmán. Cinco puntos consecutivos y aún así 45-31 cuando Lobo volvía a abrir la defensa gallega. El catalán, discreto en el primer cuarto, estaba sentenciando en el segundo, en el que Hampl le tomó la medida a Cabanas. El checo, martillo pilón, le ganó la partida.  
Tras el paso por el vestuario las distancias se acrecentaron. Parcial de 7-0 de los verderones en los primeros tres minutos (57-32). No encontraba su sitio Culleredo. Guzmán fue la viva imagen de la frustración con una falta y una técnica –eliminado– cuando derribó a Lobo sobre el triple. Le salió cara la protesta.Jugada de cuatro puntos (62-37, minuto 27) y poco ya por hacer. Con 30 de ventaja (69-39) la realidad es que al partido le sobraba el último cuarto, al que se llegaría con 69-44.
Con el partido ya sentenciado, minutos para Guillermo Chía, Íñigo Mayorga o IvánRodríguez, que debutaba con el primer equipo en el CUMCarlos Sastre –ya tuvo minutos en Salamanca– en un tramo final en el que Ibrahima arrancó los aplausos de una afición que en quince días volverá al pabellón. Y será ante Gijón, un buen examen.

 

José A. Sánchez
«Me queda la sensación de habernos encontrado y hacer partícipes a todos»

«Teníamos muchas ganas de este partido.Veníamos concienciados tras la derrota ante Obradoiro y hemos recuperado sensaciones» comentaba José Antonio Sánchez al final del encuentro.Un partido en el que «al principio Culleredo nos puso en problemas. Tiene un quinteto inicial de calidad.Es un rival que engaña. Si hubiéramos ido trabados nos habrían podido meter en problemas». Por ello el técnico madrileño destacaba que «me quedo con la sensación de habernos encontrado y haber hecho participes a todo el mundo».