"Es la única institución que defiende lo que necesita Ávila"

L.C.S
-

Sánchez Cabrera defiende su primer año de gestión al frente del Ayuntamiento, "única institución abulense que defiende lo que necesita Ávila", y afea a la oposición su falta de lealtad y su "crítica fácil y poco constructiva"

"Es la única institución que defiende lo que necesita Ávila"

El alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha defendido en su balance del primer año al frente del Consistorio abulense que el Ayuntamiento se ha convertido en la “única institución abulense que defiende lo que necesita Ávila”, al tiempo que ha criticado la postura de los dos partidos de la oposición, PP y PSOE, por su “crítica fácil, poco constructiva, la que no aporta ni suma, sino que intenta meter palos en las ruedas”.

El equipo de gobierno formado por 11 concejales de Por Ávila y 2 de Ciudadanos, ha presentado ante la prensa por medio del alcalde un balance que, a su jucio, se ha traducido en una “una nueva forma de hacer política desde el “compromiso, la cercanía, la honestidad, la transparencia y la reivindicación”.

Resaltando el hecho de que “de los 12 meses, seis hemos estado en situación de emergencia por la sequía y 3 en estado de alarma por la pandemia”, Sánchez Cabrera se mostró convencido de que “en este primer año hemos sentado las bases para un Ávila mejor, modificando el rumbo, si es que lo hubo, de nuestra ciudad, huyendo de esa inercia que junto al olvido por parte del Gobierno autonómico y nacional estaba situando a la ciudad de Ávila en el vagón de cola, siempre buscando el interés de los abulenses, cuyo interés es lo primero”.

El alcalde abulense destacó que “estamos consiguiendo paso a paso, a pesar de la crisis sanitaria, que el Ayuntamiento vaya ocupando su labor y vuelva a ser el dinamizador de la economía de la ciudad”. Sánchez Cabrera dijo haber tomado “decisiones relevantes con determinación y firmeza, que nos han hecho superar momentos críticos como la mayor sequía de los últimos 40 años o la mayor crisis sanitaria, social y económica como la derivada de la pandemia”.

Para el regidor abulense, su equipo de gobierno está logrando “cambiar la forma de hacer política, demostrando que sabemos gestionar en momentos críticos, tomando medidas, algunas tan importantes como el aplazamiento de impuestos, la supresión de tasas, o el acuerdo marco con sindicatos”, al que invitó a sumarse a la patronal abulense.

Después de repasar área por área algunas de las acciones más destacadas, Sánchez Cabrera sacó la conclusión de que “creemos en una ciudad mejor, creemos que otro Ávila es posible y trabajamos día a día por conseguirlo. Estamos sentando la base para trabajar en una ciudad diferente y tenemos el firme convencimiento de que lo conseguiremos. Nos quedan tres años de trabajo por delante, de compromiso, que vamos a cumplir con los abulenses”.

El alcalde hizo hincapié en la labor de reivindicación del Ayuntamiento en materias como “mejoras de la comunicación por ferrocarril; la supresión de los peajes de la AP-51 y la AP-6; el desarrollo de un plan industrial para Ávila que permita crear empleo y oportunidades para los abulenses; y, como no, reivindicación para tener una unidad de radioterapia para alivio de tantos y tantos abulenses, y del mayor número de camas UCI para el hospital de Sonsoles”.

“Todas estas reivindicaciones son justas y necesarias”, afirmó el alcalde de Ávila “y atienden única y exclusivamente a los intereses de los abulenses, convirtiendo al Ayuntamiento de Ávila en la única institución abulense que defiende lo que necesita Ávila, defendiéndolo sin ataduras partidistas, con decisión y coraje”.

Por último, Sánchez Cabrera se refirió también a la labor de la oposición, lamentando que “hemos echado de menos una oposición leal y constructiva que quiera sumar. Tuvieron la oportunidad de formar parte de la acción de gobierno. Este alcalde les tendió la mano para que asumieran la concejalía que quisieran para poder desarrollar ese trabajo en pro de Ávila y los abulenses, pero renunciaron a ello y después de renunciar, la crítica fácil, poco constructiva, la que no aporta ni suma, sino que intenta meter palos en las ruedas. Allá ellos. Los abulenses seguramente que dentro de tres años les volverán a agradecer lo que han hecho estos cuatro años. Están tiempo de reconducirlo y este alcalde les tiende la mano. Están a tiempo de sumarse en un momento importante para Ávila, en el que estamos saliendo de la peor crisis sanitaria, social y económica que ha vivido el municipio en los últimos 100 años”.