La EBA espera en breve su desenlace

A.S.G.
-

La decisión de la Comisión Delegada de la FEB sobre los ascensos directos en LEB Oro o Plata deja entrever una próxima solución para la EBA. «Suponemos que esta semana habrá noticias»

La EBA espera en breve su desenlace - Foto: David Castro

Se esperaba el 25 de mayo como una de las fechas claves para comenzar a conocer el futuro de competiciones como la LEBOro, la Plata o la Liga EBA. Se aclararon las primeras y aunque la Real FederaciónEspañola de Baloncesto no se pronunció sobre la EBA, donde aguarda el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar, el panorama empieza a aclararse. Se espera en el Óbila Club de Basket que esta semana pudiera llegar la esperada solución a una temporada 2019-20 con mayor incertidumbres si cabe por los tiempos que desde la FEBse han tomado para resolver la misma. Si hubo que esperar hasta inicios de mayo para conocer la solución –sin descensos y seis ascensos a Plata– con la que la FEBpretendía finalizar el curso, a las puertas del mes de junio, que arrancará el próximo lunes, aún se espera el pronunciamiento final sobre unos criterios que aún se desconocen para aplicar dichos ascensos.
«Suponemos que esta semana habrá noticias» comentan desde el club verderón tras conocer las últimas decisiones. En la noche del lunes la Comisión Delegada de la FEBdeterminaba la imposibilidad de celebrar las fases de ascenso de LEB Oro, Plata y LF2. Ante esa situación, ascensos directos. Desde la LEBOro consiguen el ascenso a Liga Endesa el Carramimbre CBC Valladolid y el Delteco Guipúzcoa Basket; desde LEBPlata ascienden a LEBOro el Real Murcia Baloncesto, el Basquet Girona y el UBU Tizona; mientras que desde la Liga Femenina 2 los equipos Movistar Estudiantes y Snatt’s Femení Sant Adrià ascienden a la LF. Pero aún quedan decisiones que tomar. Aún queda la Liga EBA.
«No deberían tardar, pero lo cierto es que no sabemos nada absolutamente de esa sexta plaza» dicen desde el club. La famosa sexta plaza, punto de discordia e interpretaciones para todos, aunque no es lo único. En una competición con muchos grupos subdivididos, como ocurre con la Conferencia A (AA y AB) los criterios iniciales marcaban un ascenso para cada campeón de conferencia, sin determinar cómo se decidiría ese campeón. Peor se pusieron las cosas a la hora de interpretar la segunda vía de ascenso, una sexta plaza que adjudicaría la FEB«entre los siguientes mejores equipos», sin determinar cómo se decidiría quiénes son esos mejores equipos. Ydesde que se anunció el proceso ya ha habido renuncias de campeones a ejercer el ascenso o equipos que reclaman su condición de candidato –como Mondragón, primero en el grupo AA– a ganar en los despachos lo que considerán que ganó en la cancha.