Fallos en la receta electrónica para los pacientes de fuera

E.Carretero
-
Fallos en la receta electrónica para los pacientes de fuera - Foto: Diario de Á?vila David Castro

Tras incorporarse Madrid a la interoperabilidad, el servidor del Ministerio de Sanidad está dando problemas por saturación lo que hace que las farmacias tengan dificultades para dispensar medicación a pacientes desplazados

El pasado mes de marzo Madrid se incorporó al sistema de receta electrónica del Ministerio de Sanidad lo que permite que desde entonces los pacientes de esta comunidad puedan adquirir los medicamentos vinculados a sus tratamientos médicos en farmacias de otras regiones. Sin embargo, la llegada del verano, y con ello el desplazamiento de miles de madrileños a otras comunidades autónomas, ha hecho que el servidor ministerial se sature y que las farmacias estén teniendo problemas para dispensar la receta electrónica a pacientes desplazados. Una situación que está afectando de manera más intensa a provincias como Ávila que gracias a su situación limítrofe con Madrid es uno de los destinos que más madrileños recibe durante el verano. Esto supone, como reconoce Juan Carlos Pérez, farmacéutico de El Tiemblo, una «pérdida de tiempo», por los varios intentos que hay que hacer para intentar conectar con el servidor, de «dinero», especialmente en las boticas rurales, que en verano incrementan su actividad, y también frustración, por no poder atender a los usuarios como a los farmacéuticos les gustaría.
«El sistema funciona pero es muy lento porque está saturado», reconoce Inés Barco, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Ávila, que apunta que los mayores problemas se dan durante la mañana, que es cuando más pacientes acuden a las farmacias a comprar sus medicamentos. Por ese motivo, desde el Colegio de Farmacéuticos y también desde la Consejería de Sanidad de Castilla y León, aconsejan a los pacientes desplazados que quieran adquirir su receta electrónica que acudan a las farmacias a primera hora de la mañana o bien por la tarde, que es cuando menos afluencia hay y, por tanto, cuando menos problemas de saturación presenta la conexión con el nodo del Ministerio de Sanidad. Otra opción, si bien ésta solo se recomienda en los casos más urgentes, es acudir al centro de salud con la hoja de medicación y pedirle al médico que prescriba la medicación urgente en una receta en papel.
 «Esta situación es conocida por los técnicos y responsables del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y de Sacyl, que están trabajando de forma conjunta para identificar cuál es la causa de las incidencias y buscar  las posibles soluciones a las mismas», apuntan por su parte desde la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, desde donde esperan «una pronta solución al problema». No en vano, Castilla y León «es una de las comunidades que más dispensaciones realiza en este sistema, por la importante afluencia de población a las zonas rurales en el periodo mayo-octubre y por el elevado número de regiones limítrofes», a lo que se suma la proximidad con País Vasco y Madrid que «ha tenido un impacto muy relevante en la actividad como comunidad receptora, fundamentalmente en las provincias de Ávila, Segovia y Burgos».
Por otra parte, desde la Consejería de Sanidad indican que el funcionamiento interno de la receta electrónica en Castilla y León «es correcto y que no se trata por tanto de un problema específico de Sacyl, ya que está afectando al conjunto del Sistema Nacional de Salud y en especial a las regiones que reciben un alto número de pacientes de otras comunidades».