La primera nevada otoñal

B.M / M.E.
-

Se cumplieron las previsiones y Ávila amaneció nevada. No se registraron incidentes de importancia y se pidió precaución para circular en la ciudad y la provincia, donde hubo tramos con cadenas

La primera nevada otoñal - Foto: David Castro

Habíaaviso de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y la Agencia de Protección Civil de Castilla y León y la nieve, sin ser demasiado copiosa, llegó a la capital abulense en la madrugada de este jueves. Un fino manto blanco cubrió la ciudad a primera hora para dejar la primera estampa ‘invernal’ del todavía otoño, unas precipitaciones que no provocaron incidencias de importancia y de las que a mediodía ya casi no quedaban rastro.
El Ayuntamiento de Ávila, que en la tarde anterior había activado el Plan de Nevadas ante las previsiones de nieve, mantenía el dispositivo en su nivel cero (lo desactivó poco antes de las diez de la mañana) y recomendaba precaución a la hora de circular. Después de que de madrugada se hubiera movilizado a tres camiones para empezar el esparcimiento de fundentes de manera preventiva por las principales vías de comunicación de la ciudad y recorridos de emergencia, los que dan acceso a hospitales y a centros de salud, por la mañana actuaban en las carreteras y aceras siete camiones y tres barredoras para retirar la nieve caída, a lo que también ayudó la aparición intermitente del sol, con una ligera subida de las temperaturas. Poco después de las ocho de la mañana las calles estaban despejadas y no fue necesario cortar ninguna vía al tráfico.
La nieve también afectó en la provincia a varias vías, en las que se solicitó precaución para circular. En media docena de tramos fue necesario el uso de cadenas o neumáticos de invierno, como en el Puerto de Peñanegra, cerrándose el tráfico a vehículos pesados, lo que se mantuvo a lo largo de la jornada. 
Esta situación afectó a las rutas escolares con un centenar de alumnos que no pudieron acudir a clase por la nieve en Ávila, Las Navas del Marqués y El Barco de Ávila.
La Diputación Provincial informó a través de las redes sociales que todos los medios humanos y materiales del Plan de Nevadas se encontraban trabajando para garantizar la movilidad en la red provincial. Poco después del mediodía señalaba que toda la red provincial de carreteras estaba abierta salvo los puertos del Tremedal y Chía, donde era necesario el uso de cadenas. 
Autopistas, compañía del Grupo Abertis, activó el dispositivo de seguridad vial en las autopistas AP-6, AP-61 y AP-51 para hacer frente a las nevadas de estos días. Por la mañana se restringió la circulación a vehículos pesados en las tres vías.
Por parte de la Junta de Castilla y León se informó que tras comenzar a nevar en Ávila y la provincia a las 6,15 horas y a partir de los 1.000 y 1.100 metros, los camiones comenzaron a funcionar desde las 6,30 horas. Cuatro de ellos trabajaron en la zona de Ávila y el resto en las zonas de Navalmoral de la Sierra, Arenas y El Barco de Ávila. El propio delegado de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández, recordó la importancia de mantener «prudencia y precaución» y consultar el estado de las carreteras y señaló que se cuenta en un operativo «suficiente» en colaboración con la Diputación, el Estado y el Ayuntamiento de la capital.
Aunque se esperaba la entrada de un nuevo frente durante la tarde del jueves, al cierre de esta edición no había dejado nevadas de importancia en la capital. Aún así, según informaron desde el Ayuntamiento dos máquinas quitanieves permanecieron en preaviso desde lasa 18,00 horas hasta medianoche por si era necesaria su intervención en el anillo de seguridad de la ciudad.
Lo que sí fue una constante durante el día fue el viento, en respuesta al aviso amarillo que se había establecido. Las mayores rachas se registraron en Muñotello y Gotarrendura donde se alcanzaron los 77 kilómetros horas, aunque en la capital se llegó a 74.
En cuanto a las precipitaciones, a falta del cierre de los datos del día, se contabilizaron, ya fuera en nieve o lluvia, 11 litros por metros cuadrado en Muñotello, 7,8 en El Barco de Ávila y seis en la capital, Rivilla de Barajas o Navarredonda de Gredos.