Alrededor de 500 personas dicen 'sí' a la escuela pública y rechazan los recortes

diariodeavila.es
-
Manifestación en contra de los recortes educativos. - Foto: Vanessa Garrido

En la concentración del Mercado Grande una madre, una estudiante y un profesor leyeron el manifiesto en defensa de una educación pública de calidad ante «el deterioro del sistema»

Ante «el ataque sin precedentes contra la educación pública», materializado «en los recortes del 22% en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y la rebaja de otros 3.000 millones de euros anunciada por el ministro», la comunidad educativa abulense alzó este jueves la voz para decir ‘sí’ a la educación pública y ‘no’ a los ajustes del Gobierno.

Alrededor de 500 personas, entre estudiantes, padres, profesores, representantes de la Plataforma por la Educación Pública de Ávila y ciudadanos, se dieron cita en el Mercado Grande para mostrar su respaldo a la escuela pública ante el «deterioro que va a sufrir por las medidas del Gobierno», acciones como «la menor dotación en los centros o la no cobertura de sustituciones, y no solo en los primeros días», aseguró Teresa Luján, del sindicato STE.  

Con una gran pancarta verde y camisetas identificativas también del mismo color, una estudiante, un profesor y una madre leyeron un manifiesto en el que se rechazó «el desmantelamiento» de la enseñanza pública y se abogó por la inversión «en educación, sanidad, investigación, cultura y empleo». Las movilizaciones se quieren repetir una vez por semana hasta el día 22 de mayo, fecha de la huelga convocada en el sector en el ámbito nacional.

Protesta en los centros. Además, diferentes centros educativos participaron en la protesta. Fue el caso del colegio Arturo Duperier, donde se llevó a cabo una concentración, y el del IES Eulogio Florentino Sanz de Arévalo, centro en el que durante toda la jornada se sucedieron los actos de protesta, con clases impartidas en el patio, y una concentración de profesores y alumnos que fue muy secundada y durante la cual se leyó un manifiesto en defensa de una enseñanza pública de calidad. «Nuestra intención es continuar con nuestra tarea docente y en los ratos de recreo, un día a la semana, hacer actos que puedan servir para recordar que una sociedad que reduce los recursos destinados a educación frena su propio crecimiento cuando no lo destruye», expresó el director de este centro, José María Hernández.