Rubén González expone en el Museo Tiflológico de la ONCE

J.M.M.
-
Rubén González expone en el Museo Tiflológico de la ONCE

La muestra, bajo el título 'El hombre y su ser', permanecerá abierta hasta el próximo 14 de septiembre en la capital de España

Tocar ‘El hombre y su ser’ es la nueva experiencia que ofrece el Museo Tiflológico de la ONCE en la exposición de esculturas del afiliado a la ONCE Rubén González que puede verse y tocarse del 7 de junio al 14 de septiembre, en horario de martes a viernes, 10,00 a 15,00 horas, y de 16,00 a 19,00 horas; y sábados, de 10,00 a 14,00 horas, en calle La Coruña, 18, en Madrid. A la inauguración de ‘El hombre y su ser’ asistieron Ángel Luis Gómez Blázquez, director de Promoción Cultural, Atención al Mayor, Juventud, Ocio y Deporte de la ONCE, Ana Díaz Alonso, consejera general de la ONCE, Teresa Díaz, técnica del Museo Tiflológico, y el escultor Rubén González.
Rubén González Sánchez (Ávila, 1975) es un artista autodidacta, continuador de una tradición familiar iniciada por su padre, Rafael, autor entre otras obras de la maqueta de Ávila que actualmente se encuentra en el Museo Tiflológico de la ONCE. También colabora con su hermana, Elena, doctora en Bellas Artes, en obras como el monumento de Donantes de Sangre, en Ávila, y la imagen de San Pedro en la parroquia de San Pedro Bautista.
Con cinco años sufre un accidente que, unido a otros problemas oftalmológicos previos, le lleva a afiliarse a la ONCE. 
En 1998, participa en la exposición colectiva organizada por ONCE en la sala de exposiciones de Caja Duero (Ávila). Puede admirarse su obra ‘Bailarina’, en el Micro Museo de Ninfas y Diosas de Guisando. En el año 2017, logra la Mención de Honor en el Concurso de Artes Plásticas organizado para celebrar el 25 aniversario del Museo Tiflológico de la ONCE. Rubén González expone en el Museo Tiflológico 14 obras realizadas en madera, en las que utiliza desde el nogal, hasta el aliso, pasando por pino, enebro o el cerezo.
El Museo Tiflológico es un espacio accesible a todos los públicos, donde se emplean, como canales de entrada de la información, el tacto y el oído, junto al tradicional de la vista. En sus salas se muestran cuatro colecciones: la de maquetas de monumentos, la de obras de artistas con discapacidad visual grave, la de material tiflológico y la de libros en braille y otros sistemas de escritura anteriores a la creación de la ONCE.