El ICO financió el pasado año 117 operaciones abulenses

E.Carretero
-
El ICO financió el pasado año 117 operaciones abulenses

El banco público dependiente del Ministerio de Economía concedió en 2018 créditos a pymes y autónomos de esta provincia por valor de 4,49 millones, un 58 por ciento menos que en 2017

Durante años, y coincidiendo con la crisis económica, una de las principales quejas de autónomos y  empresas fue la dificultad de acceder al crédito necesario para poner en marcha una actividad empresarial, ampliar sus negocios o comenzar a exportar. La subida de los tipos de interés y los requisitos exigidos por los bancos para conceder financiación se convirtieron en un caballo de batalla para muchas empresas que querían expandirse o bien iniciar su actividad. En aquel momento de dificultad una de las vías de acceso a la financiación en la que encontraron acomodo  pymes y autónomos fue el Instituto de Crédito Oficial (ICO),   entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Economía y Empresa a través de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa que ejerce como banco público y concede préstamos para financiar operaciones de inversión y liquidez de las empresas y que a la vez ejerce como Agencia financiera gestionando los instrumentos de financiación oficial, que el Estado español dota para fomentar la exportación y la ayuda al desarrollo.
Sin embargo, y pese a que durante años las empresas encontraron en el ICO una solución a sus problemas de financiación, en los últimos tiempos, probablemente por una mejoría de la economía y sobre todo por la mayor facilidad de acceso al crédito de los bancos y la bajada de tipos, las operaciones de este banco público se han reducido de forma considerable. De hecho, las líneas ICO  financiaron en Ávila el pasado año 117 operaciones mientras que el año anterior las solicitudes de financiación de empresas atendidas fueron más de 200, según los datos facilitados por esta entidad pública adscrita al Ministerio de Economía y Empresa.
Y del mismo modo que en 2018 se redujeron las operaciones de crédito concedidas por el ICO a empresas de esta provincia también disminuyó el pasado año el importe concedido por este banco público, tras pasar de los 10,8 millones de 2017 a los 4,49 millones del pasado ejercicio. Por sectores, las empresas de la provincia que más operaciones formalizaron con el ICO durante el pasado ejercicio fueron las de alimentación (31,6 por ciento), seguidas de las de comercio (18 por ciento) y de las de transporte y almacenamiento (11 por ciento).
Por su «carácter anticíclico», explican fuentes de este banco público, el ICO ocupó «un papel determinante en la financiación empresarial durante los años más duros de la crisis para que autónomos y pymes pudieran llevar a cabo sus proyectos, movilizando un importante volumen de recursos hacia las empresas». Con la «consolidación de la recuperación económica y la normalización de la oferta de crédito privado, la actividad del ICO ha evolucionado a niveles más acordes con su media histórica» de tal forma que en la actualidad  «centra su estrategia en aportar valor añadido a la financiación empresarial, apoyando actividades que sostengan el crecimiento económico, la creación de empleo y el posicionamiento de las empresas en el exterior».