Las guarderías privadas ven insuficiente la guía de la Junta

M.E
-

La portavoz en Ávila de la agrupación regional considera que las medidas estipuladas para Crecemos y de orientación para el resto de centros son «irrisorias» y «no concretan» pautas que permitan la apertura

Las guarderías privadas ven insuficiente la guía de la Junta - Foto: Óscar Navarro

debido a la «falta de regulación» por parte del Ejecutivo Central y ante la posibilidad de que las escuelas infantiles de 0 a 3 tres años puedan retomar su actividad profesional a partir de la fase 2, lo que en la práctica será el próximo lunes, ha elaborado una guía para su apertura que incluye las recomendaciones por parte de la Dirección General de Salud Pública y que se marca como «de obligado cumplimiento» para los centros financiados por el Gobierno Autonómico dentro del Programa ‘Crecemos’, además de servir de «orientación» a las empresas de carácter privado.
El documento, que está disponible en la web de la Junta, recoge aspectos como el número de niños recomendable en función del tamaño de las estancias que permita mantener la distancia de dos metros, la necesidad de que los progenitores aporten una declaración responsable en la que se asegure que los niños no han presentado síntomas compatibles con la COVID-19 durante los 14 días previos a su incorporación ni han estado con alguna persona afectada por dicha enfermedad o cómo llevar a cabo la limpieza exhaustiva y de desinfección de las instalaciones. 
Sin embargo, desde la Agrupación de  la Agrupación de Escuelas y Centros Infantiles Privados (AECIP) de Castilla y León se considera «insuficiente» este protocolo y se sigue acusando a la Junta de un trato «discriminatorio» en relación con los centros infantiles de titularidad pública, los cuales parece que no abrirán sus puertas hasta septiembre, según las declaraciones de la propia consejera. 
La portavoz de AECIP en Ávila, Loly Rubia, explica que las medidas incluidas en el citado protocolo «son irrisorias y la gran mayoría ya las estábamos cumpliendo, como el lavado de manos frecuente, la desinfección de las instalaciones o la ventilación». Otras, como la referente a la reserva de dos metros para cada niño en los espacios interiores, «no está clara, no sabemos si se refiere a la medida para establecer la ratio de ocupación del centro o a la necesidad de guardar ese distanciamiento entre los niños», algo que, de ser así, se ve «inviable» en niños de 0 a 3 años porque los que ya andan, no paran. «Es imposible y además pedagógicamente no es lo recomendable, por la necesidad de socialización», apunta.