Un partido que nunca defrauda

I.Camarero Jiménez
-

El Colegio Pablo VI recaudó 2.663 litros de leche que donarán a Cáritas en un encuentro deportivo que llenó las gradas del CUM Carlos Sastre

Un partido que nunca defrauda


A punto de las vacaciones, en un año en el que el Colegio Diocesano Pablo VI celebra su 50 aniversario, el CUM Carlos Sastre se llenó de vida para celebrar el que han bautizado como Partido de la Leche. Un encuentro solidario que hasta minutos antes de comenzar había recaudado 2.663 litros de este alimento que donarán a Cáritas. Una colecta que supera con creces la cifra lograda en años anteriores y es que éste ha sido el quinto año en el que se convoca esta cita.
Fueron muchos los pequeños desplazados desde el ‘cole’ y hasta el pabellón deportivo para llenar las gradas y completar una experiencia solidaria -porque eso es lo que fue- con el lanzamiento de peluches a la cancha toda vez llegara el primer gol del encuentro. «Nos hemos lanzado a celebrarlo así; ahora que se cumple el aniversario del colegio» decía uno de los organizadores del partido, Jorge Barrera, quien también disputó el encuentro. Y es que esta otra idea es para tener también un guiño con diferentes asociaciones abulenses que trabajan con niños, pues para ellos serán los 653 peluches recogidos.
Un partido que nunca defraudaUn partido que nunca defraudaLo de menos fue el resultado y lo de más lo recaudado y la diversión y la alegría que se pudo vivir en unas gradas que no paraban de animar a los jugadores que lo dejaron todo sobre el terreno de juego. Los equipos estuvieron conformados por ex alumnos y profesores, en uno de los equipos, y alumnos de cuarto de la ESO del colegio, en el otro lado. Cada año son los alumnos de ese curso los que juegan y esperan el momento con gran ilusión, decía Barrera.
Para poder participar en esta iniciativa que desde el PabloVI definieron como «deportiva, generosa y que que ha generado una gran expectación», el único requisito era colaborar con un litro de leche, un peluche y tener ganas de pasarlo bien jugando al fútbol sala.  Destacan además que toda la comunidad educativa del colegio «se ha volcado en este proyecto en el que se pretendía superar la marca de un millar de litros de leche recogidos en ediciones anteriores». Superado, con creces, desde luego.
La meta final es echar una mano a aquellos que peor lo están pasando y más en una época como ésta en la que la ilusión por la Navidad y lo que ello conlleva está latente. «Es un año muy agitado pero sólo hay que ver cómo los chicos colaboran y cómo se lo toman y así es muy fácil hacer las cosas».


Un partido que nunca defrauda
Un partido que nunca defrauda