La bendición de San Antón será el 20 de enero

I.Camarero Jiménez
-

La organización corre a cargo de la Asociación Abulense de Amigos del Caballo que volverá a lucir sus ejemplares en un recorrido por la ciudad

El 17 de enero se celebra San Antonio Abad (San Antón), patrón de las bestias, de los animales y en Ávila capital se celebrará,  eso sí durante el domingo siguiente  a la festividad que en esta ocasión es el día 20 de enero. Como  es habitual, organizado por la Asociación Abulense de Amigos del Caballo se ha previsto una concentración de equinos y sus jinetes en el mercado de ganados que después se dirigirán a la plaza de San Vicente en un bello recorrido en el que dejarán bien presente la belleza de sus animales.Transcurrirá por  la avenida de Madrid, la puerta del puente, la carretera de Burgohondo, subida del Rastro, paseo del Rastro, plaza de Santa Teresa, calle San Segundo, puerta de la Catedral, calle El Tostado, calle Lope Nuñez y finalmente puerta de San Vicente.
Allí a los caballos se unirán a buen seguro, porque es lo que suele ocurrir año tras año, cientos de personas que, con sus mascotas, esperarán ansiosos la tradición de la bendición de los animales lo que ocurrirá en torno a las 13,45 horas. Canarios, perros, hamsters, gatos, cualquier especie animal que tengan como mascota los abulenses será bien recibido y bendecido por el titular del templo cercano al lugar de celebración,San Vicente.
Después, el recorrido a lomos de los caballos que comenzó en torno a las 13,30 horas seguirá su camino una hora después por la avenida de Portugal, la estación de autobuses, la avenida de Madrid y finalmente el mercadod e ganados de nuevo a donde está previsto que lleguen alrededor de las 14,15 horas.
Un momento de tradición y de alegría que suele ser multitudinaria y en la que además se suelen degustar los típicos bollos ‘preñaos’. Es habitual también que se amenice la jornada con la música de dulzaina y tamboril e incluso el año pasado el acto se acompañó con la presencia de la Real Cabaña de Carreteros de Gredos, que se encargaron de abrir un desfile al que siguieron nada menos que 80 jinetes.