Dos años de vida y la Spanish Bowl como un reto a futuro

A.S.G.
-

Pese a las dificultades para abrirse hueco, el Grizzlies Ávila cierra la temporada con buen sabor de boca. La Triple Bowl, clave

Dos años de vida y la Spanish Bowl como un reto a futuro

Hace dos años –2017– se ponía en marcha el Grizzlies Ávila. Nuevo club y nueva disciplina deportiva. Ni lo tenían fácil entonces ni lo tienen ahora. Porque no es el fútbol americano un deporte con arraigo no sólo en Ávila sino en Castilla yLeón y España. Sin embargo «esto va a salir hacia adelante». Empezaron con 10 niños en su primer año, pasaron a 15 en el presente curso y para el que viene «ya tenemos confirmados 20».Pueden parecer pocos, pero es mucho en una disciplina desconocida en Ávila –el próximo domingo 16 volverán a enseñarse en el Día del Deporte en la Calle– tras  un 2018-19 en el que el salto «ha sido importante. Este año hemos podido competir más. El año pasado sólo pudimos disputar un torneo», la Iberian Bowl. Porque este año el Grizzlies Ávila ha participado en la Triple Bowl 2019, un triangular junto al Móstoles Templars y el Cuervos de Fuenlabrada que ha permitido a los chicos del club abulense competir, que no es poco.  
Precisamente esta semana el club llevaba a cabo la clausura del curso. Llega el momento de hacer balances. «Vamos dando pasos, pero nos cuesta muchísimo» reconoce José AntonioRilo, presidente del Grizzlies Ávila. «Según está Ávila es complicado encontrar ayudas, pero lo vamos sacando hacia adelante» señala. Lo que es evidente es que se ha ganado el respeto en esta disciplina dentro del territorio nacional.La causa, el modelo de trabajo. Porque «somos el único equipo y club que trabajamos únicamente con niños».De abajo hacia arriba. «Otros clubes han empezado a trabajar desde arriba.A partir del primer equipo han ido hacia abajo».
Están decididos a continuar con el modelo, aunque para ello deban mirar hacia Madrid, porque «en Castilla yLeón no hay equipos de categorías menores. Hay un par sénior en Salamanca y Valladolid». El escenario no es sencillo, pero no se bajan los brazos. Todo lo contrario. La temporada 2018-2019 la cierran con los ojos puestos en la 2019-2020 y su gran reto y objetivo, lograr estar en la Spanish Bowl, el Campeonato de España de Flag football para categorías menores de la próxima temporada. «Es el objetivo número uno» se han marcado dentro del club. Tienen un año para trabajar, no sólo en la parcela deportiva sino también en la económica. Con los apoyos justos –«por suerte tenemos socios en Madrid, Alcobendas, en la zona de Cantabria...Lo que no encontramos aquí, lo vamos encontrando fuera»– tienen que encontrar un presupuesto aproximado de 1.200 euros. «Para participar no se necesita clasificación, puede ir el que quiera. Es un fin de semana completo en Calatayud en el que tomarán parte el 90 por ciento de los equipos de España.Nuestro objetivo no es ir a ganarlo, es ofrecerl una experiencia a nuestros jugadores».Pero para ello necesitan costear los gastos de viaje y alojamiento. Han abierto ya una campaña para poder recaudar fondos. Queda un año por delante para conseguirlo, pero lo inician con la satisfacción de un 2018-19 que cierran con una sonrisa. A partir de ahí, todo es posible. «Esto va a salir adelante. La alegría de los niños merece la pena».