Los valores centran el libro de 700 alumnos del Diocesano

M.M.G.
-

Los estudiantes de Educación Infantil y Primaria han unido sus talentos para dar forma a una publicación que reúne 28 relatos

Los valores centran el libro de 700 alumnos del Diocesano

Miguel, Guillermo, Candela, Miguel, Samuel y otro Guillermo se convirtieron este jueves en los seis portavoces de los 700 niños del Colegio Diocesano Asunción de Nuestra Señora que han escrito un libro muy especial.
Especial por mil motivos. El primero, el más evidente, es que este libro ha sido escrito por niños. No por uno, ni por dos. Sino por los cientos de pequeños del último curso de Educación Infantil y los seis de Primaria del histórico colegio abulense, que bajo la supervisión de sus profesores han plasmado en papel 28 relatos, uno por cada clase del cole.
Especial también por los temas que aborda. Porque cada relato está centrado en un valor que los niños, además, han podido trabajar en clase durante todo el trimestre.
No nos olvidamos también del protagonista de los cuentos, que también ayuda a que el libro no sea un libro cualquiera: se trata de Codi, la ‘mascota’ del cole que ha sido diseñada por el profesor EduardoPalacios.
Entre sus peculiaridades se encuentra también el hecho de que todas las historias están ambientadas en un rincón de Ávila. Lugares elegidos por los niños de cada clase que, por si fuera poco, también se preocuparon de realizar las ilustraciones que acompañan cada capítulo.
Y especial por el envoltorio en el que viene presentado: una preciosa caja de madera grabada con la mascota del cole y nacida de los talleres de la Casa Grande de Martiherrero, buena amiga de todos los colegios diocesanos.
«Todos los alumnos han dejado su huella en este trabajo», nos decía Miguel, el mayor del grupo, que describió este proyecto como una oportunidad increíble «para descubrir lo inmensa que puede ser nuestra imaginación».
Para su tocayo Miguel, lo más importante del libro es que «detrás de cada cuento hay un valor». Y para Samuel, la clave está en que ahora todos «pongamos en práctica esos valores».
Candela fue la encargada de hablar del por qué de una caja de madera a la que ya ve como «un joyero fabricado por los mejores artesanos del mundo».
Y los  dos guillermos, por su parte, agradecieron a los implicados su trabajo y adelantaron una gran exclusiva: el año que viene, quizá, el libro tenga forma de cómic.