Muñico es la zona de salud más cercana a la desescalada

E.Carretero
-

A diferencia del Gobierno, que plantea una salida por provincias, el presidente regional propone hacerlo por áreas básicas de salud y en aquellas sin casos o con tasa de incidencia menor de uno

Muñico es la zona de salud más cercana a la desescalada - Foto: David Castro

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó su intención de que el Consejo de Ministros apruebe el próximo martes los criterios para una desescalada que sería asimétrica, según la situación de la epidemia en cada provincia. Un criterio que no comparten algunos dirigentes regionales, entre ellos el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que aboga porque la desescalada empiece «por el mundo rural, en zonas básicas de salud sin casos». Así lo aseguró este domingo en la comparecencia posterior a la reunión por videoconferencia de los responsables autonómicos con el jefe del Ejecutivo Central.
Fernández Mañueco defendió que la desescalada se produzca «de forma gradual, asimétrica y coordinada», reclamando además «unanimidad» y «un criterio común en ese sentido». Así, el presidente de la Junta de Castilla y León apuntó que los criterios planteados desde la Comunidad para esa posible desescalada son la ausencia de nuevos casos o en la tasa de incidencia por debajo de uno, junto a la mayor capacidad de la trazabilidad del contagio y aislamiento rápido, stock de equipos individuales, disponibilidad de camas en UCI y planta y protección comunitaria con medidas de aislamiento social.
Atendiendo a los criterios apuntados por el presidente regional, y en este caso en concreto a la tasa de incidencia por debajo de uno, en estos momentos ninguna zona básica de salud de la provincia de Ávila estaría en disposición de iniciar esa «operación salida» ya que actualmente en todas las zonas el porcentaje de enfermos de coronavirus en relación con las tarjetas sanitarias de esa zona supera el uno por ciento. Sin embargo, hay varias zonas básicas de salud que estarían muy cerca de poder iniciar esa desescalada atendiendo al criterio de una tasa de incidencia por debajo de uno.
Así, la zona básica de salud donde más cerca están de cumplir con ese requisito, y donde de llevarse a cabo esa desescalada a niveles inferiores al provincial más próximo se estaría de poder salir del confinamiento, es Muñico, donde actualmente hay una decena de enfermos y una incidencia de 1,08 contagios por cada 100 tarjetas sanitarias.
Así las cosas, y de aplicarse este criterio y cumplir además con el resto de apuntados por el presidente de la Comunidad, los primeros abulenses que podrían iniciar esa desescalada serían los vecinos de Muñico, Cabezas del Villar, Cillán, Chamartín, Gallegos de Sobrinos, Hurtumpascual, Mancera de Arriba, Manjabálago y Ortigosa de Rioalmar, Mirueña de los Infanzones, Narrillos del Rebollar, San Juan del Olmo, San García de Ingelmos, Solana de Rioalmar y Valdecasa, que son los municipios que integran la zona básica de salud de Muñico.
También muy cerca de cumplir con ese criterio de desescalada, uno de los varios apuntados a modo de propuesta por el presidente de la Junta de Castilla y León, estaría la zona básica de salud de Piedrahíta, donde actualmente la incidencia de coronavirus es de 1,12 enfermos por cada cien tarjetas sanitarias, con 40 casos confirmados en total. También las zonas básicas de salud de Mombeltrán, con una incidencia de 1,26 casos por cada cien tarjetas, y Sotillo, 1,31 por cada cien, estarían muy cerca de cumplir con ese criterio que desde la Administración regional plantean como uno de los requisitos a tener en cuenta para iniciar la ‘operación salida’.
Teniendo en cuenta que la propuesta regional apuesta por empezar a abrir el medio rural, donde más lejos estarían de poder iniciar esa desescalada sería en los municipios que integran la zona básica de salud de Fontiveros teniendo en cuenta que actualmente existen 4,02 pacientes con coronavirus por cada cien tarjetas sanitarias y 89 enfermos de COVID-19 en total, según datos de la Junta de Castilla y León.
Lógicamente las tasas de incidencia más elevadas se dan en  la capital abulense, liderando el Centro Ávila Sur-Oeste estas ratios con 5,05 enfermos por cada cien tarjetas y 734 positivos en total.