Hacer balance de la situación patrimonial familiar

E.C.B
-

Es uno de los consejos económicos para afrontar la recesión ofrecidos este martes por el profesor de la UCAV Miguel Ángel Echarte dentro de las Jornadas Virtuales Multidisciplinares de esta universidad

Hacer balance de la situación patrimonial familiar

Tras el análisis económico de lo que puede provocar la crisis sanitaria por el COVID-19 ofrecido el lunes, el profesor de los grados en ADE y Economía de la UCAV Miguel Ángel Echarte analizó este martes qué impacto puede tener la recesión económica a nivel familiar o empresarial y apuntó algunos consejos generales que pueden ayudar a las economías domésticas.
Comenzó su conferencia, enmarcada dentro de las Jornadas Virtuales Multidisciplinares de la universidad, exponiendo los momentos históricos en los que nos encontramos, no solo por la crisis sanitaria, sino también por la crisis económica a la que nos enfrentamos. Se refirió así al cierre de las negociaciones de las operaciones de entrega de petróleo para el mes de mayo que han provocado una caída del precio del crudo «hasta mínimos históricos». «Esto va a tener muchos impactos si perdura en el tiempo», indicó Echarte.
En cuanto a la economía doméstica, señaló que sería bueno realizar un balance de la situación patrimonial que tiene cada familia considerándolo como un activo, y en pasivo las deudas que pudieran existir. «Si al sumarlo, el activo es superior al pasivo, el resultado económico es positivo», indicó.  
Sugirió igualmente realizar una cuenta de resultados como las empresas. De esta manera, se apuntarían todos los ingresos que se han obtenido, deduciendo los gastos. Lo ideal, explicó el profesor, sería «hacerlo del año 2019 y plantear diferentes escenarios en función de cómo pueda verse afectada la economía de una familia».
Respecto a la industria alimentaria, explicó cómo se muestra ya un incremento en el precio de ciertos alimentos debido a que, «mientras la demanda general se va a reducir, la demanda sobre otros productos básicos se va a incrementar. Sin embargo, muchos sectores no han podido reaccionar a este aumento de la demanda de manera inmediata, como sucede con el campo».
Además, señaló que es un bueno momento para negociar con los proveedores y acreedores el aplazamiento de los pagos.  Además, indicó que «puede ser un buen momento para invertir si se posee liquidez y se tiene un horizonte temporal de largo plazo debido a que los precios de las acciones están bajando, aunque si se necesita el dinero a corto plazo, no es bueno invertir».