La Liga Mini Provincial se hace mayor

A.S.G.
-

La competición busca dar el salto el próximo curso tras pasar de 4 a 11 equipos este año y abrirse hueco en localidades de la provincia. Sotillo y Las Navas podrían sumarse a El Tiemblo y Arévalo

La Liga Mini Provincial se hace mayor

Cuando se venía «de la nada más absoluta» conseguir cuatro equipos ya fue todo un éxito. Entonces era una idea y proyecto de Juanjo Bernabé. No dudó en asumirlo Raúl Álvarez cuando recogía el guante como nuevo Delegado Provincial de Baloncesto el pasado mes de septiembre. Entonces lo tenía claro. La Liga Mini Provincial debía seguir hacia adelante. «Hay que trabajar con la DiputaciónProvincial para que en los pueblo vuelva a jugarse al baloncesto» se pedía entonces así mismo cuando comenzaba su labor al frente de la delegación. Hoy esa labor ha dado sus frutos. Y aún con el coronavirus de por medio, la realidad es de «satisfacción» porque un proyecto como la Liga Mini Provincial ha pasado de 4 a 11 equipos, ha sumado a la localidad de El Tiemblo al proyecto y mira con entusiasmo cómo otras localidades de la provincia, como Sotillo de La Adrada o Las Navas, podrían sumarse al curso que viene. «El salto este año ha sido importante» corrobora. Yespera que el salto se mantenga la próxima temporada.
Se convirtió la Liga Mini en uno de los objetivos que se marcó en su día Juanjo Bernabé cuando llegó al cargo de Delegado Provincial. Aunque sólo contó con cuatro equipos no dudó en ponerla en marcha. Había que empezar por algo. Y con el motor ya arrancado, quiso darle una marcha más Raúl Álvarez y hacerlo mirando a la provincia. «Sólo dependiendo de la capital no podemos llegar a ningún sitio» ha tenido muy claro desde el inicio. Podrá crecer la representación del Óbila y el Linko en la liga y sumarse de manera definitiva el Diocesanos, pero el recorrido es el que es. Por eso tiene muy claro que el crecimiento «y el éxito de este proyecto está en la provincia».Marca claramente la ruta de trabajo en una labor «en la que la Diputación nos lo está poniendo muy fácil» reconoce en un apoyo que ha tenido desde el primer momento. Porque desde la administración provincial no se ha dudado en poner de su parte para llevar este deporte a diferentes localidades.
Arévalo ya se sumó en la primera edición. Este año se ha unido El Tiemblo. «Me he quedado sorprendido para bien» señala Raúl Álvarez, que mira ahora a Sotillo de La Adrada, donde están tratando de promover una Escuela Municipal de Baloncesto para unirse al proyecto. «Tienen unas ganas locas» se anima a decir ante una competición cuyo éxito en la provincia tiene mucho que ver con la fórmula escogida. «Copiamos el modelo que ya tenía diseñado Juanjo Bernabé, pero lo llevamos más allá». Porque las competiciones pisan de manera regular las localidades de los equipos participantes. «Para el ayuntamiento es un subidón que ese fin de semana jueguen allí 130 chavales» reconoce en una fórmula que, de crecer los equipos, pasará «de una jornada al mes, como era ahora, a dos o incluso tres». Eso ya dependerá de que se cumplan las expectativas, de que se confirme aquello en lo que se trabaja hoy en día. Último paso y en ocasiones el más complicado.
Bien es cierto que la pandemia les ha privado de jugar las jornadas de abril y mayo, de la fiesta final que tenían prevista en junio o la disputa de la Copa Diputación en El Barraco –«es la espina que me queda clavada»– pero pese a ello el balance es satisfactorio. «Hubo un momento en el que no se sabía si esto podía seguir adelante» reconoce mirando esos inicios. «Estaba cogido con pinzas». Ahora el horizonte se mira de otra manera. «Los clubes están remando todos en la misma dirección» señala en un proyecto que tiene como objetivo crear una cantera de baloncesto en Ávila. «Somos la última provincia de Castilla y León con sólo 3 equipos en las competiciones autonómicas. Los 4 equipos que logró sacar adelante Juanjo eran ya un éxito rotundo, 11 son fantásticos» señala ante lo que era antes un solar vacío. «A ver si dentro de cuatro años podemos estar hablando de una treintena de equipos» se pide en una provincia donde la pirámide del baloncesto estaba invertida. «Teníamos un equipo en la elite pero por debajo no había nada».

La Liga Sénior, el proyecto que espera y que podría ver la luz en la 2020-21

Al igual que la Liga Mini, la Liga Sénior era un proyecto al que miraba Juanjo Bernabé con ganas cuando se convirtió en Delegado Provincial de Baloncesto. No lo logró, como tampoco lo consiguió en su primer año Raúl Álvarez. Había equipos, poco pero los había para ponerla en marcha y ser germen de algo más grande, pero había una línea roja infranqueable, la escasez de árbitros. «Sólo teníamos 11 árbitros y con ese número era imposible hacer ambas competiciones» reconoce Raúl Álvarez. Un escollo que podría salvarse de cara a la próxima temporada. El curso de arbitraje que se ha llevado a cabo estas semanas ha dejado una importante cifra de participantes. «Con esos árbitros y los que tenemos ya podríamos hacerla. Aunque sea con cinco equipos –ya se vería el formato– la queremos iniciar» señala el Delegado Provincial en una competición que ya existe en otras provincias como Segovia.