Atender a mayores desde el empleo doméstico, reto de Cáritas

Redacción
-

A través del teletrabajo la entidad ha atendido estos días a 143 personas para orientarlas y ejercer de intemediario laboral y sigue apoyando a los emprendedores del proyecto 'Ávila en Autónomo'

Atender a mayores desde el empleo doméstico, reto de Cáritas - Foto: David Castro

En Cáritas Diocesana siguen muy activos, para estar al lado de los más vulnerables y dando sentido al lema de la campaña ‘la caridad no cierra’.  En esta línea desde el inicio del confinamiento se ha organizado  a través de su programa de empleo un dispositivo de teletrabajo que ha atendido en estos tiempos de cuarentena a 143 personas para poder dar respuesta a sus necesidades a través de información, orientación e intermediación laboral, apoyo a los emprendedores del proyecto ‘Ávila en autónomo’, apoyo psicológico y seguimiento individualizado tanto a las personas que se incorporan al empleo como a aquellas que continúan en la búsqueda del mismo.
En los procesos de información y orientación laboral están participando actualmente 138 personas en acciones individuales, a través del teléfono o correo electrónico.  Se mantiene, por tanto, la actividad de búsqueda activa en tareas de adaptación de sus currículos, preparación de entrevistas en los casos que puede haber una intermediación laboral, apoyo para la solicitud de ayudas ante la situación sobrevenida de paro y confinamiento, etc. 
Por su parte, el trabajo de prospección laboral e intermediación se está desarrollando en dos líneas fundamentalmente: «en primer lugar, el cuidado de las personas en los hogares contactando con familias demandantes de empleo para el cuidado de sus mayores y en segundo lugar, el trabajo con residencias de Tercera Edad para la sustitución de personas que han causado baja por motivos del Covid-19». En total, han sido 21 inserciones laborales.
El proyecto de ‘Ávila en Autónomo’, que había apoyado la puesta en marcha de 62 iniciativas empresariales, reconocen que «se está enfrentando a las situaciones actuales con mucha incertidumbre, y en muchos casos con la perspectiva a corto plazo de cerrar esos negocios que en muchos casos ha sido su objetivo principal». Mantienen puesto que lo estiman esencial el recuso de apoyo psicológico y psicosocial e incluyen una parte importante de gestión emocional para superar este contexto impactante, trabajando la resiliencia como recurso básico ante la adversidad. 
Han querido desde la entidad poner de manifiesto al hilo de la celebración del Día del Trabajo que «los empleos más precarizados (trabajadoras del hogar y de cuidados a las personas, de la agricultura, de establecimientos de alimentación o repartidoras), que hasta el momento han estado invisibles y no han tenido un justo reconocimiento laboral y social, son los que en este momento de paralización del sistema productivo y económico se han «descubierto» como esenciales para la sostenibilidad de la vida.