«Entendí que me maltrataban cuando mi ex dejó de pegarme»

I.Camarero Jiménez
-

Dolores Navarro ofreció este martes su testimonio en el marco de las II Jornadas de Igualdad y Violencia de Género con el ánimo de ayudar a mujeres en su misma situación

«Entendí que me maltrataban cuando mi ex dejó de pegarme»

Las II Jornadas de Igualdad y Violencia de Género bajaron este martes por la mañana el telón y lo hicieron con la dureza del testimonio de Dolores Navarro, una mujer maltratada, pero que llevaba implícito el mensaje de aliento y optimismo para todas aquellas que sufren. «Si yo pude salir, que además soy ciega, pueden hacerlo las demás», decía.
Una lección de vida, de esfuerzo, de dolor y de supervivencia después de una de las peores etapas de una vida que ahora, ya sí, se abre con esperanza de futuro. Una etapa marcada por los golpes y de los que aseguraba que: «No me di cuenta  hasta que llegó un momento clave: fue cuando mi ex dejó de pegarme cuando entendí que me estaba maltratando». 
Quiso hablar de la violencia de género en toda su dimensión «porque yo soy una mujer maltratada». «Lo he superado», pero eso no le impide seguir hablando en presente porque lo será toda la vida. Hablaba en presente y a veces como en las declaraciones a los medios, emocionada, y con las lágrimas a punto de caer (aunque al final pudo controlarlo). Y es que las marcas son de esas que aunque hayan cicatrizado quedan grabadas en el corazón para siempre.
Para que quede constancia de aquello que no debe volver a ocurrir la protagonista de las jornadas de ayer mostró al auditorio un vídeo grabado con la Fundación ONCE en el que ella deja su testimonio -pero también más mujeres que sufrieron ese terror que es la violencia de género, en su propia carne (aunque no siempre el maltrato es físico)-.
El documento es duro, sí «pero ha quedado muy bonito», relataba. «Se presentó ayer (por el lunes) en Madrid  y ahora llega a Ávila». Está planteado a modo de corto al que acompañarán 11 tutoriales y pretende además visibilizar que el problema también afecta a personas con discapacidad.
«En lo personal -reconocía- es muy importante mostrar esta realidad, cierto es que cuando se rodó me resultó lógicamente un poco doloroso porque los recuerdos te vienen, pero me encanta estar en él porque yo lo que quiero es ayudar a todas las mujeres que lo están sufriendo». «Me quiero dedicar a esto para que las mujeres que están sufriendo lo que yo sufrí lleguen un día a estar como yo estoy ahora», sentenciaba.
Superarlo es difícil porque «además debe llegar un hecho  puntual en tu vida para darte cuenta de tu realidad, de que sufres maltrato», decía. «Quiero que se fijen en mí, aunque yo no sea ejemplo de nada, pero sí en el sentido en el que si yo he podido superarlo... todas van a poder. Hay que intentarlo, no cerrarse...  y no sólo llorar porque así no se soluciona. Hay que dar un paso adelante para salir de ahí, querer salir, darse cuenta de lo que les pasa.