La provincia, a la cola del país en exportación

M.E
-

Entre los meses de enero y septiembre Ávila realizó ventas al exterior por valor de 60 millones de euros, un 42% menos que un año atrás. Es el menor volumen de todo el país y la mayor caída porcentual

La provincia, a la cola del país en exportación - Foto: David Castro

La provincia vuelve a suspender en exportación, que sigue muy a la baja. Ávila repite como la provincia menos exportadora del país y donde más cayeron las exportaciones en lo que va de año. En los nueve primeros meses del 2019 las empresas abulenses realizaron ventas al exterior por valor de 60,4 millones de euros, lo que supone una importante caída del 42% respecto al mismo periodo del año anterior, según revela el último Informe Mensual de Comercio Exterior del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, correspondiente a septiembre. La caída porcentual registrada en Ávila es la más acusada en toda la región pero también en todo el país. En números absolutos, la abulense se sitúa como la provincia del territorio nacional con un menor volumen económico de exportaciones, solo superada por las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y a mucha distancia de la siguiente provincia que menos está exportando en este 2019, que es Segovia, con 265 millones de euros en ventas al exterior. Ávila se mantiene, por tanto, a la cola en las ventas de productos a otros países, demostrando una vez más que la exportación sigue siendo una asignatura pendiente. 
En el capítulo de importación, Ávila acumula un volumen de compras por valor de 130 millones de euros, en este caso un 11,9% más que en los nueve primeros meses de 2019. A la vista de estos datos, el saldo comercial de la provincia abulense vuelve a ser negativo, al registrar más importaciones que exportaciones. En concreto, entre enero y septiembre se aprecia un déficit comercial de 69,8 millones de euros.
De las exportaciones registradas en lo que va de año un tercio (en términos económicos) corresponden al sector del automóvil y otro tercio, aproximadamente, al grupo de la alimentación, bebidas y tabaco. Y mientras el primero registró una subida del 960% respecto al año pasado, el segundo presentó una caída del 8,1%.