La Tercera División se da un plazo

A.S.G.
-

La reunión mantenida entre los presidentes regionales y la RFEF confirmó la falta de consenso entre todos los protagonistas sobre el final exprés propuesto la semana pasada

La Tercera División se da un plazo - Foto: David Castro

La Tercera División se ha dado un margen, un tiempo para pensar cómo debe poner fin a la temporada 2019-2020. Nadie se pronuncia de manera oficial, pero lo cierto es que la reunión  entre la Real Federación Española de Fútbol y los presidentes de las territoriales vino a poner de manifiesto que el fútbol modesto no termina de ponerse de acuerdo en cómo acabar una temporada para la que la federación que preside Luis Rubiales lanzó su propuesta, que ha pasado de la aceptación inicial a las amenazas de terminar judicializando un final de temporada ya de por sí demasiado complicado.    
Debía haber sido la reunión mantenida un escenario para terminar de proponer el final de la temporada bajo un mecanismo ‘exprés’ por el que no habría descensos a la Regional de Aficionados, se ejecutaría un ascenso desde cada grupo –18 ascensos en total– a Segunda B mediante un playoff a disputar entre los cuatro primeros clasificados en estos momentos, y se daría el ascenso a Tercera a aquellos equipos de Regional en estos momentos con derecho a ello, como el Diocesanos y Cebrereña. Todo ello con un aumento de clubes de cara al año que viene en Castilla y León de hasta 23 equipos y ya la idea lanzada sobre la mesa de dividir el Grupo VIII en dos subgrupos. Sin embargo el escenario se ha complicado a medida que pasaban los días. Tanto que ahora mismo, y según fuentes consultadas por Diario de Ávila, no se descarta que vaya cobrando fuerza la suspensión de la temporada a medida que pasen los días. Año en blanco.
El revuelo en los últimos días ha sido importante. Un escenario ante el que el propio Consejo Superior de Deportes –participó este lunes en la reunión con LaLiga y la RFEF– habría aconsejado tomarse este margen de tiempo, valorar todas las situaciones y tranquilizar un ambiente demasiado enrarecido en las últimas fechas. Una semana por delante para repensar el futuro, mirar opciones y especialmente calibrar el aspecto jurídico de cada una de las decisiones. Porque las amenazas de denuncias ya están sobre la mesa, especialmente lanzadas desde equipos que al final de la primera vuelta sí estaban en puestos de playoff o que actualmente están demasiado cerca de ellos como para entender que podrían alcanzarlos. Llega el momento de mirar con lupa las Bases de Competición y el Reglamento General de la RFEF. Yla letra pequeña respalda pocas opciones. Declarar el año nulo podría ser el final.