En el cara o cruz, perdió el Diocesanos

A.S.G.
-
En el cara o cruz, perdió el Diocesanos - Foto: Ana I. RamÁ­rez

Los colegiales reconocen la derrota ante el San José decisiva. «Ha sido duro porque teníamos opciones reales para el ascenso». Aún existe una última bala. De producirse dos ascensos a Segunda B, se convertiría en equipo de Tercera

 

Semana dura en el seno del Colegios Diocesanos UCAV. Tan cerca y tan lejos de la pelea por el ascenso a Tercera División. Nunca antes en sus tres temporadas en la Regional de Aficionados el equipo colegial estuvo tan cerca del sueño del ascenso. Estuvo, en pasado, porque la realidad a presente es que, aunque aún quedan dos jornadas para acabar la temporada y cinco puntos le separan del Mirandés B, con el que deberán jugar la última jornada, el sueño, al menos a corto plazo ha terminado. «No tengo ninguna duda de que el Tardelcuende –próximo rival del Mirandés B– lo va a dar todo, no lo dudo, pero hace tiempo que tienen la temporada hecha. Hace tiempo que han bajado los brazos y han desconectado» señala Alberto Fernández Somoza, entrenador del Colegios Diocesanos UCAV tras el empate (1-1) del pasado fin de semana ante elSan José y que dejaba las opciones de los colegiales reducidas a la mínima expresión.    
«El partido de San José era el más me inquietaba porque es un campo difícil donde Becerril, Unami o Mirandés B no han conseguido ganar. Son un equipo cuya base es el de Tercera». Y los temores se cumplieron. «Fuimos a ganar, lo tuvimos pero no fue posible».  
Son días «duros» confiesa Somoza. Duros porque en un empate se ha ido «el trabajo de todo el año», porque el equipo colegial nunca tuvo tan cerca pelear por la Tercera División –«teníamos opciones reales de intentarlo»– pero sobre todo porque el entrenador abulense tiene muy claro que «la sensación con la que acabamos la temporada es de haber merecido mucho más». Se le fueron dos puntos en Garray como se le han ido en otros muchos partidos. «No tuvimos la suerte que tienes que tener en estos partidos».Del posible 0-2 con un disparo al larguero pasaron al 1-1 «en la única ocasión que tuvo el San José». Como reconoce Somoza, «más de lo mismo» en una temporada en la que el equipo ha sido el mejor local con 43 puntos de 45 posibles, pero un discreto visitante con 21 de 45 puntos disputados. «Esa suerte que necesitas para ganar cuando quizás no lo mereces tanto, cuando tienes días malos, que el Becerril y el Mirandés B sí han tenido, nosotros no la hemos encontrado».
Reconoce que en momentos puntuales «no hemos sido contundentes en ataque» –con 90 goles es el equipo más realizador de la categoría– porque «hemos perdido y empatado en muchos partidos cuando podíamos haber goleado».
Es fútbol, es deporte, «pero es duro» confiesa Somoza en su primera temporada con el primer equipo del Diocesanos tras los cuatro años de ‘Zamorilla’. De momento la temporada no ha terminado. Ni la propia, en Regional, ni la ajena, en una Tercera que de haber dos ascensos le abriría una puerta secundaria al ascenso. A la espera de lo que pueda ocurrir, el Diocesanos empieza a cerrar la temporada con un sentimiento agridulce. «Unas veces sale cara y otras cruz». Y este año ha sido cruz.

 

«Tengo más confianza en los ascensos de Tercera que en el Tardelcuende»

Pelear por el ascenso como mejor segundo de la Regional de Aficionados no lo ve ya posible Alberto Fernández Somoza, pero sí por otro camino, el de los ascensos desde el Grupo VIII a Segunda B. «Tengo más confianza en dos ascensos desde Tercera que en el Tardelcuende» señala Somoza con todo el respeto al equipo soriano. Por ello mira hacia arriba, a lo que pueda pasar en la categoría superior. «Nosotros ya tenemos asegurado el tercer puesto, y con mejores números que en el otro grupo». Y a partir de ahí, y como muchos aficionados del fútbol abulense, no pierden de vista el papel que en los próximos playoffs pueden jugar equipos como Zamora, Gimnástica Segoviana o Arandina. Dos ascensos abrirían la puerta de Tercera División al Diocesanos incluso con la incorporación del Real Burgos a la misma.El equipo burgalés, al que la justicia vuelve a dar la razón para ser incluido en Tercera, sería en todo caso el equipo 21 de la categoría, nunca ocuparía el puesto de un posible ascenso. «Es otra opción que vamos a tener».