Entender la factura eléctrica y ahorrar energía, dos retos

M.E
-

Las XI Jornadas Abulenses de Energía abordaron los pormenores de la compleja factura eléctrica, la cual ha subido más 100% en diez años y está ligada más a los mercados que a los propios costes de producción

Entender la factura eléctrica y ahorrar energía, dos retos - Foto: David Castro

La factura eléctrica, todo un galimatías para muchos consumidores por su gran complejidad al tiempo que un auténtico quebradero de cabeza para otros por su creciente escalada, centró la sesión de la tarde de las XI Jornadas Abulenses de Energía, la iniciativa que se desarrolla hasta este jueves en el auditorio de San Francisco con el objetivo de acercar aspectos relacionados con el consumo y la generación de energía. Eugenio Martínez Sainz, de SOM Energía (Sección Territorial de Madrid), fue el encargado de intentar arrojar luz sobre la factura eléctrica, a la cual hay que acercarse «con un poco de esfuerzo y ganas». Para entenderla, subrayó el ponente, hay que «partir del contrato que se firma con la comercializadora, hay que ser consciente del tipo de mercado en el que contrata, si es libre o regulado, conocer la tarifa y después bajar a sus componentes, el fijo, que se basa en el término de la potencia contratada y que se paga independientemente de si se consume o no, y el variable, que depende del consumo del kilowatio/hora», detalló. La dificultad viene de que «en la factura solo aparece el precio del kilowatio/hora y el del kilowatio contratado, pero detrás de eso hay una complejidad en el mercado tremenda, con como mínimo diez o doce conceptos que ni se explican ni aparecen». Una de las principales quejas de los consumidores es que la parte variable de la factura, en ocasiones, es lo que menos influye en la cantidad total que se tiene que pagar, algo que Eugenio Martínez pone en relación con el consumo, no en vano «si consumes mucho, la parte fija baja respecto a la variable, pero si consumes poco, la fija supone más de la mitad de la factura». En cualquier caso, «desgraciadamente en los últimos diez años las dos partes, la de potencia fija y la variable, han subido más del cien por cien», con lo que también lo ha hecho la factura en general, algo que «no tiene ninguna justificación, salvo las del precio de los precios y el abuso de poder de algunas compañías», remarcó.