El hospital Santa Teresa finaliza su atención con Sacyl

B.M
-

Los enfermos de coronavirus siguen en Nuestra Señora de Sonsoles, aunque también se ha habilitado una planta en el Provincial

El hospital Santa Teresa finaliza su atención con Sacyl - Foto: David Castro

Aunque es pronto, y en ello se insiste permanentemente, para hablar de una vuelta a la normalidad en el Complejo Asistencial de Ávila, no se puede negar tampoco que se están dando algunos pasos que sí indican una cierta vuelta, aún pequeña, a la situación que se tenía antes de que nos azotara la actual crisis sanitaria, por ejemplo, con la intención de utilizar el hospital Santa Teresa a partir del 25 de abril.
Cuanto los casos de coronavirus fueron incrementándose, se fueron ocupando cada vez más espacios del hospital Nuestra Señora de Sonsoles, donde en un principio se centralizó la atención a esta enfermedad, ganando plantas para ello e incluso habilitando un espacio en la cafetería, mientras otros servicios se trasladaban al hospital Provincial o incluso se echaba mano del hospital Santa Teresa, en este caso como recurso privado presente en la ciudad de Ávila.
Sin embargo las cosas han ido cambiando y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, anunció este martes que este hospital privado se utilizará hasta este sábado y a partir de esa fecha ya no habrá pacientes de Sacyl en él.
Lo que también se conoció es que finalmente los afectados no están solo en el hospital Nuestra Señora de Sonsoles sino que también una planta específica del Provincial se utilizó para estos pacientes. Por lo demás, desde la propia sanidad abulense confirman que los enfermos COVID-19 están en todo el hospital Nuestra Señora de Sonsoles excepto en la parte izquierda de la sexta planta, pediatría y cirugía. Además, ahora las camas de cafetería están reservadas como recurso intermedio por si fueran necesarias.
Donde de momento no hay cambios es en la Unidad de Cuidados Intensivos después de la extensión que se tuvo que hacer para ganar camas y llegar a las 22 respecto a las ocho iniciales. 
Todo esto puede dejar atisbar lo que puede ser el proceso de desescalada que aún hay que ver cómo se articula, al igual que sucede con el reciente anuncio de que se iban a empezar a programar endoscopias y cirugías en el hospital Nuestra Señora de Sonsoles y que también hizo la propia consejera de Sanidad. Un proceso que también será esencial en el caso de Primaria, con la recuperación de consultas presenciales.
En esta ‘vuelta atrás’ mucho tiene que ver la ocupación del Complejo Asistencial que ha ido disminuyendo, aunque también será clave lo que suceda con la Unidad de Cuidados Intensivos. En el caso de la ocupación en planta se mantiene estable y actualmente está en un 67 por ciento respecto a la disponibilidad de camas puesto que están ocupadas 254 de las 379 disponibles (inicialmente eran 336 y ahí la ocupación sería de un 76 por ciento). En el caso de la UCI esta ocupación es de un 50 por ciento (11 de las 22 camas, una no Covid) pero se supera a las ocho iniciales con un 138 por ciento de ocupación.