«Compartir 'fake news' nos hace peones de su redifusión»

E.C.B
-

El delegado de Participación Ciudadana de la Comisaría de Ávila, José Antonio Coedo, habló sobre los bulos en la sociedad de la información en las Jornadas Virtuales Multidisciplinares de la UCAV

«Compartir ‘fake news’ nos hace peones de su redifusión»

«No estar en la calle nos protege del contagio del coronavirus, pero estar más tiempo en internet aumenta la posibilidad de contagiarse de una fake news». Son palabras del delegado de Participación Ciudadana de la Comisaría Provincial de Ávila y colaborador de la Cátedra de Estudios Policiales de la Universidad Católica de Ávila, José Antonio Coedo, que este jueves protagonizó una nueva sesión de las Jornadas Virtuales Multidisciplinares impulsadas por el Departamento de Comunicación de la UCAV a través de su cuenta de Instagram @ucavila, en este caso bajo el título  ‘El impacto de las fake news y los bulos en la sociedad de la información’.
Coedo centró parte de su intervención en la guía editada hace un mes por el Cuerpo Nacional de Policía para prevenir las fake news, detectarlas y no contribuir a su expansión, que incluye cinco recomendaciones básicas de actuación ante cualquier información recibida que infunda sospechas. Explicó el delegado de Participación Ciudadana de la Comisaría de Ávila que «lo primero que hay que hacer es realizar una búsqueda rápida en Google sobre la fiabilidad del contenido, porque muchas veces así descubrimos que es una noticia antigua que quieren colocar como novedosa o que tiene algún defecto de forma».
La segunda acción sería «contrastar, recurriendo a fuentes oficiales y medios de comunicación profesionales», indicó José Antonio Coedo, quien explicó que «la evolución del periodismo ha hecho que se pase de confeccionar noticias a filtrarlas y discriminar de lo que se comenta en redes sociales lo que es verdad de lo que no lo es». Así, quiso dejar claro que «un informador es alguien que cuenta una noticia que puede ser verdad o no, pero no es un periodista».
La tercera recomendación recogida en esa guía es sospechar cuando se incluyen logos corporativos, sellos oficiales u otros elementos estéticos que, como apuntó Coedo, «sólo buscan revestir de veracidad lo que no lo es». En ese punto señaló a la Policía Nacional como «una de las grandes perjudicadas, porque cuando se incluye nuestro logo corporativo parece que se da más veracidad al contenido».
El cuarto punto pasa por hacer consultas para «saber quién está iniciando una información y, ante la duda, discriminar si no se sabe si es información u opinión subjetiva», pues como señaló, «eso puede derivar en la postverdad, es decir, que alguien dé una opinión y eso mute hacia una información». «El problema es que cuando arranca la espiral de la noticia falsa en las redes sociales, luego es muy difícil corregirlo», añadió.
El quinto consejo es no compartir fake news para no convertirse en un peón de su redifusión», pues como expuso Coedo, «en ocasiones se puede generar un enorme daño como problemas de orden público o conductas discriminatorias hacia determinados colectivos».
A todo ello el delegado Participación Ciudadana de la Comisaría de Ávila añadió la importancia de «recurrir a perfiles de redes sociales de instituciones oficiales».
Otra parte de su charla la dedicó la situación concreta de Ávila respecto a las noticias falsas, para comentar que al tratarse de un sitio pequeño, «su propagación e impacto es mucho más rápido». Y es que, como apuntó, «uno de los factores que contribuyen a que un usuario de redes sociales dé veracidad a una fake news es que la pueda contextualizar. Ofrecer datos como espacios físicos o nombres concretos de personas puede contribuir a revestirla de veracidad con mayor facilidad en lugares pequeños».
También hablo Coedo del momento actual de emergencia sanitaria que «acentúa el riesgo de recibir fake news o de convertirse en peones de su redifusión». Y a ello contribuye «el confinamiento, porque ha hecho que se multiplique la actividad en redes sociales e internet como mecanismo de socialización o como ventana al mundo desde casa».