Más puntos de luz, más ahorro

J.M.M.
-

La segunda fase del Plan de Iluminación Ornamental ha propiciado que el número de puntos de luz haya crecido un 60%, al tiempo que el consumo energético y las emisiones de CO2 se han reducido en un porcentaje similar

Más puntos de luz, más ahorro - Foto: David Castro

La segunda fase del Plan de Iluminación Ornamental de la ciudad de Ávila, que ha llevado a intervenir en una decena de espacios y monumentos emblemáticos, ha permitido incrementar en un 60 por ciento el número de puntos de luz, pasando de 215 a 344 la suma total de las luminarias de los lugares en los que se ha intervenido y que ha revitalizado la visión nocturna de lugares como la Catedral de Ávila y la plaza que la rodea, la iglesia de San Juan, la iglesia de Mosén Rubí, el monasterio de La Encarnación y sus alrededores, la puerta de San Vicente, el palacio de Los Verdugo y el de Los Águila, la plaza del Mercado Grande y sus entornos (con la puerta del Alcázar, la iglesia de San Pedro, el monumento de La Palomilla, la plaza del Ejército y la iglesia de Santa María de la Antigua) o el mirador por excelencia de la ciudad, Los Cuatro Postes y la explanada que lo bordea. No obstante, ese incremento de los puntos de luz no ha llevado aparejado un incremento del consumo energético, más bien todo lo contrario, ya que el tipo de luminarias LED empleadas permitirá que el ahorro medio se eleve a un 61 por ciento, pasando los 122.169 KWH anuales que se consumían a los 47.464 KWH que se consumirán con la instalación nueva que se ha incorporado. Y es que aunque ha crecido ese número de puntos de luz, la potencia instalada ha disminuido sensiblemente, pasando de 37.790 W a 14.449 W, gracias a esas nuevas luminarias. Y a ello hay que sumar otro hecho muy relevante de cara a la sostenibilidad medioambiental, como son las emisiones de CO2 a la atmósfera, que también se han reducido de una manera muy importante, ya que si con la instalación primitiva que había en estos espacios monumentales las emisiones de CO2 sumaban 45.202 kilogramos, con la nueva se han visto reducidas a 17.561 kilogramos, es decir, también un 61 por ciento.
De todas las intervenciones que se han acometido destaca especialmente la que se ha desarrollado en la Catedral y en su entorno, donde a pesar de haberse reducido el número de puntos de luz en más de 70, la mejor distribución de los mismos y los nuevos elementos ubicados han permitido que el monumento realce aún más su presencia en la noche abulense, y además con un ahorro energético del 57 por ciento respecto a la situación. Así, si en el caso de la seo antes había 244 puntos de luz ahora se cuenta con 170, reduciéndose notablemente la potencia instalada (de 29.240 watios se ha pasado a 16.874), cayendo también el consumo anual de 96.053 KWH a 55.431. En cuanto al entorno del monumento, se mantienen los puntos de luz, 17, pero el ahorro energético se elevará hasta un 67 por ciento, al haberse reducido la potencia instalada de 4.250 W a 1.412. En cuanto al consumo anual caerá desde los 13.961 KWH hasta los 4.690.
De las nuevas zonas iluminadas en esta segunda fase del Plan de Iluminación Ornamental de la ciudad, el mayor ahorro energético se va a producir en la fuente ornamental ubicada junto a la Puerta de San Vicente, en la calle Lope Núñez, elevándose a un 89 por ciento respecto a la situación anterior pese a que se mantienen el mismo número de puntos de luz, dos. También cabe destacar el aumento del ahorro en el consumo energético que se va a producir con la nueva iluminación de la Palacio de los Verdugo (un 74 por ciento), a pesar de que casi se han triplicado los puntos de luz (de 4 se ha pasado a 11) o en la iglesia de San Pedro (con un ahorro del 77 por ciento) y manteniéndose el mismo número de puntos, 56. A su vez, y como novedad, se ha dotado de iluminación al Palacio de los Águila, que hasta ahora no tenía ninguna.