"Había ganas de bici"

M.E
-

Tiendas y talleres de bicicletas levantan la persiana con cita previa y demanda de clientes para tener a punto el material. Los ciclistas recuperan la calle para paseos y como alternativa de movilidad

"Había ganas de bici" - Foto: David Castro

Después de mes y medio en el dique seco, el Gobierno daba el sábado pasado vía libre al deporte individual, en el marco de la desescalada del estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus y, en el caso de los municipios de más de 5.000 habitantes, restringido a dos franjas horarias al día (de 6 a 10 horas y de 20 a 23 horas). Los paseos tomaron las aceras de la ciudad y los caminos, pero las otras grandes protagonistas de estas primeras salidas están siendo las bicicletas. Si la semana anterior los pequeños de la casa habían echado manos de sus bicis para el desconfinamiento, desde el pasado sábado los adultos también han sacado sus bicicletas de trasteros y garajes para, aprovechando el buen tiempo, salir a disfrutar del aire libre y de una afición que mezcla deporte y uso recreativo. Con todo, muchos se encontraron con que la inactividad de este mes y medio e, incluso, de todo el invierno había pasado factura al material, con lo que profesionales y aficionados aguardaban como ‘agua de mayo’ la hora en que las tiendas y talleres de bicicletas pudieran abrir sus puertas para poder adquirir el accesorio que les faltaba o para poner a punto su máquina de cara a la temporada que se avecina.
El momento de levantar la persiana llegó el lunes y desde algunas de las tiendas de bicicletas de la ciudad reconocen que en estos días está habiendo «jaleíllo» porque, coinciden, en Ávila «había ganas de bici».