EEUU es el país con más fallecidos en el mundo por Covid-19

EFE
-

Con 152.271 contagios y 19.468 muertes, Trump se muestra optimista sobre la reactivación de la economía que sitúa, al menos, a inicios de mayo

EEUU es el país con más fallecidos en el mundo por Covid-19 - Foto: ETIENNE LAURENT

Estados Unidos superó este sábado a Italia como el país con más fallecidos en el mundo por el coronavirus, con 19.701, y registra además ya más de medio millón de contagiados, según los últimos datos de la Universidad de Johns Hopkins.

De esa forma, EEUU se ubica como foco central de la pandemia global tanto por muertos como por contagiados por delante de Italia, donde han fallecido 19.468 personas y hay 152.271 personas contagiadas; y España, con 16.353 fallecidos y 161.852 positivos.

Pese a las alarmantes cifras de fallecidos y contagiados, el presidente de EEUU, Donald Trump, se ha mostrado optimista sobre la reactivación de la economía.

Hasta hace poco, quería que el país volviera a la normalidad el 12 de abril, aunque luego aceptó que sería necesario esperar al menos hasta el 1 de mayo.

Para poder reanudar la actividad económica a comienzos de mayo, el mandatario ha creado un grupo de trabajo con ese objetivo específico.

Este viernes, en una rueda de prensa, Trump pidió esperar a ver el desarrollo del virus en las próximas semanas y prometió que escuchará "con mucha atención" a sus asesores en temas de salud pública, aunque volvió a incidir en las ventajas de acabar con el parón económico cuanto antes.

"Tendré que tomar una decisión, y solo le pido a Dios que sea la decisión correcta. Pero diría sin lugar a dudas, que es la decisión más importante que he tenido que tomar", admitió.

A nivel federal, la Casa Blanca había estimado que el coronavirus podría dejar entre 100.000 y 240.000 muertos, pero esta semana redujo esa proyección hasta dejarla en 60.000.

En total, 42 de los 50 estados del país, además de Puerto Rico y el Distrito de Columbia, han emitido decretos para obligar a sus ciudadanos a quedarse en casa, lo que supone que aproximadamente el 95% de la población estadounidense (unos 316 millones de personas) se encuentran recluidos.