La falta de agua liquida al Concurso Hípico

L.C.S
-
La organización anuncia la suspensión del concurso hípico

El Ayuntamiento cifra en dos millones de litros los que se consumen en esta prueba, pero los organizadores aseguran que esa cifra «no es la necesidad real» de la competición

El Concurso Nacional de Saltos Ciudad de Ávila en su edición de 2019 no se podrá celebrar como estaba previsto del 21 al 25 del próximo mes de agosto después de que el Ayuntamiento de Ávila tomara la decisión de suspenderlo debido a la situación de sequía por la que atraviesa la ciudad y el alto consumo de agua que necesita esta competición, sobre todo para adecuar la pista de saltos San Segundo en donde se celebra.
Según se calcula desde el Ayuntamiento, en base a una estimación elaborada por sus servicios técnicos, el año pasado el concurso necesitó de dos millones de litros de agua, una cantidad que, sin embargo, desde la organización se considera que no es «la necesidad real del concurso», que sería bastante menor. Este hecho se trasladó por parte de los organizadores a dirigentes del equipo de gobierno, pero desde el Consistorio se apunta a que «no  fueron capaces de darnos un dato del consumo de agua que realmente necesita el concurso para poder celebrarse». Ante esta situación, «sintiéndolo mucho, porque es la peor decisión posible», pero por una cuestión de «responsabilidad, ya que no sabemos en agosto como estarán los pantanos, se ha decidido la suspensión», apunta el portavoz municipal José Ramón Budiño, que asegura también que se ofreció a la organización cambio de fechas y de escenarios, pero las propuestas se rechazaron.
El cambio de fechas, según la organización, no es viable por estar el calendario ya copado a estas alturas de temporada, y llevar fuera de Ávila el concurso, no lo ven sentido.
Budiño confirmó que la primera reunión con los responsables del concurso se mantuvo en la mañana del pasado viernes y que ayer mantuvieron conversaciones telefónicas en busca de un acuerdo que finalmente no llegó ante la imposibilidad de determinar la necesidad de agua para el desarrollo normal de la prueba y no tener la seguridad desde el Ayuntamiento de poder atender a esa petición.
«Hemos creído que era mejor decirlo ahora, a más de un mes vista de la fecha fijada para a la celebración, porque así entendíamos que la manera de perjudicar lo menos posible a los organizadores», comentó el portavoz de Por Ávila.
Ambas partes apuntan que este parón desean que sólo sea un punto y seguido y el año que viene se pueda retomar una prueba de las mejor valoradas en el calendario nacional de la especialidad de saltos de obstáculos.