El transporte a la demanda pierde 1.418 usuarios en un año

B.M.
-

Entre las diferentes zonas donde llega este servicio se alcanzó la cifra de casi 42.000 usuarios en 2018, con más de 10.500 usuarios en El Barco y cerca de 9.000 en Piedrahíta

El transporte a la demanda pierde 1.418 usuarios en un año

Que el transporte llegue a un territorio tan extenso como el de Castilla y León, sobre todo teniendo en cuenta la importancia de los núcleos rurales, no es una tarea fácil. Para ello basta poner un ejemplo, el de Ávila, que cuenta con 247 municipios además de la capital. Con esta base se puso en marcha el servicio de transporte a la demanda, de forma que pudiera haber transporte en los núcleos rurales según la demanda que se produjera y que sirve para que los ciudadanos puedan acceder a este servicio, entre otras cosas pensando en la sanidad.
Fue precisamente en Ávila donde se puso en marcha de forma pionera esta iniciativa que se ha ido extendiendo en los últimos años. Entre las ventajas de este sistema se encuentra disponer de un servicio de transporte en asentamientos donde antes no existía o reforzar los existentes con la intención de garantizar la rapidez del servicio y haciendo paradas sólo donde es preciso.
Evidentemente el uso de este servicio depende directamente de la demanda que se ha producido y en este sentido se ve que durante el último año en número de reservas en este transporte ha bajado en el caso de la provincia de Ávila. Una bajada que además se ha producido en casi todas las zonas.
El número de reservas en 2018  fue de 41.999 siendo la de la zona de El Barco de Ávila donde hubo una mayor utilización, aunque también bajo. Respecto al año pasado se ve un descenso general de 1.418 usuarios puesto que entre enero y diciembre de 2017 estas reservas fueron 43.417.
Esto quiere decir, como resultado de esta comparativa, que en la provincia de Ávila en el año 2018 en relación a 2017 las reservas han disminuido un tres por ciento.
Según la información proporcionada por la Junta de Castilla yleón, las zonas donde llega este transporte a la demanda incluyen Arévalo, Ávila Rural, El Barco de Ávila, Burgohondo, Cebreros, Muñana, Muñico, Piedrahíta, San Pedro del Arroyo y Sotillo de  Adrada, a lo que se une otras rutas a demanda y las de prestación conjunta. El mayor descenso en números absolutos se produce en la ruta de Muñana, con 832 menos al pasar de 5.359 a 4.528, aunque también hay que reseñar los descensos de Ávila Rural o Piedrahíta. En términos porcentuales, sin embargo, la bajada más acusada es el 18 por ciento de San Pedro del Arroyo, con 176 menos (de 980 a 804). Casi todas las rutas se encuentran en números negativos durante el pasado año, significándose que solo hay aumento de la de Muñico, con 137 reservas más (un seis por ciento) y llegando a los 2.495 usuarios, además de las denominadas de prestación conjunta cuyo aumento es de un 415 por ciento con 2.126 reservas más contabilizadas.
Si se observan los datos más de cerca, en este caso por trimestres, sí que hay un aumento de reservas en el cuarto trimestre de 2018 en relación al mismo periodo de 2017, con una subida de un siete por ciento. Sin embargo respecto al trimestre anterior, del tercero al cuarto de 2018, la bajada es de un 39 por ciento. En general, durante todo el año, las cifras de usuarios han ido descendiendo.