«Si queremos que Ávila tenga peso hay que votar al PP»

E.Carretero
-
«Si queremos que Ávila tenga peso hay que votar al PP» - Foto: Belén González

Teodoro García Egea, secretario general del PP, visitó el Valle del Tiétar para defender que el único voto capaz de hacer frente a un gobierno socialista es el voto al PP, partido que apuesta por pactos de investidura y no de cogobierno, dijo


El secretario general del Partido Popular, el murciano Teodoro García Egea, visitó este martes el Valle del Tiétar donde defendió que a día de hoy solo hay dos opciones de voto posibles, hacerlo a Pablo Casado o a Pedro Sánchez, y que la única forma de que los socialistas no sigan en el Gobierno es votando al Partido Popular. Durante su visita a Arenas de San Pedro el número dos del PP estuvo acompañado por los candidatos al Congreso por esta provincia, Alicia García y José Ramón García Hernández, y también por Patricia Rodríguez, candidata al Senado, entre otros destacados populares abulenses.
Visita Arenas de San Pedro apenas unas horas después del segundo debate televisivo que enfrentó a los candidatos a la presidencia del Gobierno. ¿Cómo vio usted, que estuvo allí como asesor de Pablo Casado, al presidente de su partido? ¿Cree que con estos debates el Partido Popular ha conseguido arañar votos de los indecisos, que las encuestas sitúan en el 40 por ciento?  
Creo que Pablo Casado se mostró tanto el lunes como el martes como ese abulense templado pero firme que siempre ha sido. Como una persona con principios y que no entra en provocaciones y que tiene al Estado en la cabeza y a España en el corazón. A pesar de todos aquellos que le hacen a Casado un traje de extremista o de radical creo que se pudo ver claramente que no tiene nada que ver lo que tratan de decir sus adversarios de él con lo que él es.
La única esperanza de Pedro Sánchez para seguir en Moncloa es que las personas de centro derecha que creemos en España, en la libertad y en el futuro nos dividamos. Por eso, en sitios como Ávila, donde si el Partido Socialista consigue dividir el voto de los constitucionalistas va a conseguir dos diputados, se necesita que todo el mundo vote al Partido Popular para conseguir los dos diputados que el PP de Ávila siempre ha aportado a España.
Está claro que el voto de los indecisos es fundamental en estos momentos. Y aquellos que no tienen claro a quién votar pero saben que no lo quieren hacer al PP, ¿qué deben hacer a su juicio?  
Yo creo que los indecisos, en el caso de que quieran que Pedro Sánchez esté cuatro años más en Moncloa, tienen la posibilidad de votarle directamente o también la de conseguir que tenga una gran mayoría votando a Ciudadanos, donde estamos viendo que los días pares son de una cosa y los impares de otra o de izquierda o derecha, y a Vox, que hasta ahora está por ver lo que son. Creo que en este momento el Partido Popular es el único valor seguro y si queremos que Ávila pese a nivel nacional y que tenga la relevancia histórica que siempre ha tenido en la construcción de España hay que votar al PP. A Ávila le ha ido bien cuando las personas que han tenido su nacimiento político en esta provincia han llegado a las más altas cotas de responsabilidad. Por tanto, yo creo que los indecisos deberían votar claramente por el Partido Popular.
¿Qué cree que puede pasarle más factura en las urnas al Partido Popular, la herencia de una marca que llega con cierto desgaste o la irrupción de Vox?
Es evidente que el PP sufrió una moción de censura injusta impulsada por Ciudadanos y votada finalmente por los independentistas, por Bildu, por el PSOE y por Podemos. Es evidente que nuestro país en nueve meses ha involucionado y que en este tiempo en el Partido Popular hemos conseguido hacer una renovación tranquila. Pero llevamos solo nueve meses y creo que no se le puede pedir más a Pablo Casado que lo que hasta ahora hecho, que esrenovar el partido, recuperar Andalucía y mirar al futuro y darle esperanza a esos miles de votantes que quieren una opción segura para España.  
A nosotros nos asiste el haber sido elegidos en primarias y ahora también queremos recuperar el orgullo de votar al Partido Popular. No quiero que nadie vote al PP como el mal menor, quiero que la gente nos vote sintiéndose orgullosa de habernos votado y que participe del cambio histórico que vamos a vivir a partir del 28 de abril y de esta historia de éxito que empezó en el Congreso Nacional del PP cuando Pablo Casado resultó elegido presidente.  
¿Afirmar que el PSOE es el partido de los enemigos de España no es faltarle el respeto a los socialistas convencidos que viven en cualquier lugar del país?
A Pedro Sánchez no le querían ni en su partido y de hecho hasta tuvieron que echarle. Le llamaban mentiroso y Felipe González, Alfonso Guerra o Susana Díaz decían que Sánchez no representaba la esencia del constitucionalismo socialista, y hemos visto que no se equivocaban. Hemos visto que Sánchez prefiere pactar con Bildu que pactar con los presidentes constitucionalistas y ha preferido rebajar el presupuesto de las autonomías gobernadas por el PP a repartir de una forma equitativa en toda España. Y eso se nota en la provincia de Ávila, en Segovia o en Castilla y León. Para el presidente del Gobierno la única prioridad es negociar con Otegi y con Junqueras en la cárcel y eso creo que no representa a los socialistas de toda la vida. De hecho nosotros representamos una opción de centro derecha liberal moderno y creemos que mucho voto indeciso socialista puede venir al Partido Popular.
Las provincias pequeñas como Ávila son uno de sus principales objetivos. ¿Es cierto que llamó a Javier Ortega Smith, el secretario general del Vox, para pedirle que no se presentaran en circunscripciones como Ávila?
Yo le dije tanto a Ciudadanos como a Vox que, según las encuestas, era evidente que no iban a ser primera fuerza en ninguna provincia y que lo que estamos consiguiendo es precisamente lo que hace el PSOE con su bulo de 1+ 1+ 1 de voto en el Senado que todos hemos recibido y que está pensado para beneficiar a los socialistas y dividir el voto constitucionalista. Que se marque un senador del PSOE, otro de Ciudadanos y otro de Vox hace que precisamente  el Partido Socialista pueda tener mayoría en todas las provincias. Eso forma parte de una estrategia y nos obliga a pensar qué ocurre cuando el voto constitucionalista se divide y por tanto no entiendo que el señor Rivera ofrezca una coalición al día siguiente de cerrarse las listas a las generales. España no está para juegos y cuatro años más de Pedro Sánchez pueden llevar al traste la confianza de todos los españoles.
Históricamente Ávila ha sido una provincia que siempre ha apoyado al PP, ¿por qué tienen que hacerlo ahora los electores de una provincia que cada vez pierde más población, no tiene peso industrial y donde los jóvenes se ven obligados a salir fuera para trabajar o estudiar?
Ávila es una provincia ligada a la historia de España y que además forma parte de eso que algunos llaman la España vacía pero que yo llamo la España llena. Yo he vivido en un municipio de 800 habitantes de Albacete y he vivido allí porque mis padres decidieron libremente irse allí a vivir y creo que hay mucha gente a la que le gustaría venir a vivir a Ávila o seguir viviendo aquí pero que no lo hace porque necesita los instrumentos para hacerlo como incentivos fiscales, bajadas de impuestos, tarifas planas de autónomos especiales para las zonas con poca población o para medidas para luchar contra la exclusión financiera... Por eso creemos que el sistema de financiación autonómica hay que reformarlo, precisamente para que tenga en cuenta estos aspectos y para incluir en los incentivos fiscales la presencia en zonas rurales porque al final la España vacía no es tal sino una España llena de oportunidades, de buena gente y de futuro para España.
En el hipotético caso de poder formar gobierno con apoyos, ¿qué tipo de acuerdos se plantean y con quién?
Las encuestas, incluso la de Tezanos, deja muy claro que solo hay dos opciones:Pablo Casado o Pedro Sánchez, el resto son actores secundarios que no pueden aspirar a ser presidentes del Gobierno. Por lo tanto, yo quiero que el futuro gobierno esté integrado por miembros del Partido Popular, o independientes de reconocido prestigio, y que esté presidido por Pablo Casado. Nosotros aspiramos a un pacto de investidura, apoyado por los que creen en España, en los impuestos bajos, en la libertad de los padres y en la igualdad de todos los españoles ante la ley vivan donde vivan, y no a un pacto de cogobierno. Esa va a ser nuestra política de pacto y lo que sí pido al resto de partidos es que sean transparentes sobre a quiénes van a apoyar porque Rivera ha dicho que no va a apoyar a Pedro Sánchez pero también lo dijo hace cuatro años y le votó.
¿Abiertos entonces a acuerdos de investidura con Vox y Ciudadanos?
Con todos los que respeten nuestros principios y valores. Hay gente como Vox, que quiere modificar leyes, y yo digo que todo lo que pueda ser mejorado podemos discutir que se mejore, pero con una ley encima de la mesa. Como legislador, la simplicidad de debatirlo todo por twitter  no nos la podemos permitir porque las cosas importantes no se debaten así sino con un documento encima de la mesa y de forma transparente. 

¿Qué opina de los candidatos de Ávila, son los mejores que podíamos tener?
Sin duda. Tanto Alicia García como José Ramón García Hernández ha demostrado en todos los puestos donde han estado su amor por Ávila y son personas que conocen bien la provincia y que ahora van a ir al Congreso de los Diputados a defenderla.  Y en el Senado tenemos también personas de muchísimo peso y reconocimiento como Patricia (Rodríguez), Juan Pablo (Martín) o el propio Sebastián (González). De hecho otros partidos llevan gente que se presenta por Ávila y que ha pisado menos por aquí que los turistas, como es el caso de Margarita Robles.

No pensaba sacarle el tema pero me lo pone en bandeja... Eso es lo que hizo Pablo Casado hace cuatro años.
Pero de Pablo Casado hay que tener en cuenta que veranea aquí y que aquí pasa los inviernos y de hecho yo he venido con él y con su familia a Las Navas del Marqués cuando él era vicesecretario. Además, Pablo Casado presume de ser de Ávila casi tanto como Adolfo Suárez, lo que objetivamente es una cosa buena para esta provincia.