Objetivo la Moncloa

Javier M. Faya (SPC)
-

Rostros conocidos de empresarios, militares, periodistas o toreros se convierten en fichajes estrella de las listas de PP, Cs y Vox para intentar desalojar a Pedro Sánchez del poder

Objetivo la Moncloa - Foto: EUROPA PRESS

La cuenta atrás ha comenzado. Dentro de poco menos de dos semanas, el 11 de abril, arranca la campaña de las elecciones generales con un favorito claro en todas las encuestas, el PSOE, que en esta ocasión ha decidido, como Podemos, no realizar fichajes estrella. A diferencia del bloque socialista, y con el objetivo claro de desalojar al madrileño del poder, PP, Ciudadanos y Vox han optado por apostar por personajes muy conocidos, ya sean periodistas, tertulianos, toreros, empresarios de éxito y generales retirados.  
El Partido Popular ha reclutado en puestos importantes a cuatro comunicadores: Cayetana Álvarez de Toledo (número uno por Barcelona), que ya fue diputada con Rajoy, Pablo Montesinos, Edurne Uriarte y Daniel Lacalle. También al hijo de un mito, Adolfo Suárez Illana, número dos por Madrid, que esta semana criticó con dureza al líder del bloque naranja, Albert Rivera, por utilizar de algún modo el nombre de su padre. El torero Miguel Abellán y el pastor evangelista Juan José Cortés, tristemente conocido por el crimen de su hija Mariluz, son otros de los rostros conocidos. 
Mientras, Ciudadanos espera remontar los sondeos, que no son muy halagüeños. Rivera ha conseguido talento, como él dice, con la abogada de Secretariado Gitano Sara Giménez, el exvicepresidente de Coca-Cola Marcos de Quinto, el abogado del Estado víctima del procés Edmundo Val y el exjefe de la Policía y la Guardia Civil y exdirigente socialista Joan Mesquida. Pero con quien logra votos seguro, es con Inés Arrimadas, que sorprendió a todos dejando el Parlament para ir al Congreso vía Barcelona.  
Por otra parte, Vox cuenta con militares de alto rango retirados -varios firmaron manifiestos de adhesión a Franco- y toreros, entre ellos, Serafín Marín. 
Hace días, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, advirtió que «los equipos deben ser como las orquestas, en las que ningún instrumento puede desafinar». Solo el tiempo dirá qué sucede con estos tres equipos.