Siete parlamentarios resisten en las listas más de 15 años

S. González
-

Miguel Ángel Cortés, Gonzalo Robles, Sandra Moneo y José Antonio Bermúdez de Castro llevan más de 23 años como parlamentarios nacionales y aún aspiran a revalidar su cargo una nueva legislatura

El presidente del Senado, Pio García Escudero (c), junto al senador Gonzalo Robles (i) y el diputado Bermúdez de Castro, dos de los parlamentarios con mayor trayectoria de la Comunidad. - Foto: David Arranz (Ical)

Cinco hombres y dos mujeres forman el exclusivo grupo de parlamentarios que resisten contra viento y marea en las candidaturas electorales al menos durante los últimos 15 años. Con abrumadora mayoría popular, este selecto ramillete de diputados y senadores vuelve a concurrir en las listas de Partido Popular y Partido Socialista, cuyo plazo de presentación concluyó ayer, para las próximas elecciones generales del 28 de abril.
Ni la profunda renovación en las candidaturas llevada a cabo por Pedro Sánchez y Pablo Casado, los actuales líderes de los principales partidos políticos españoles, ha hecho mella en cinco senadores y dos diputados, que han conseguido mantenerse en puestos de salida durante más de cuatro legislaturas, en algunos casos más de la mitad de su vida.
El más longevo en esta carrera parlamentaria es el salmantino Gonzalo Robles, que lleva 33 años en la política nacional y aún figura como número dos en la candidatura del Partido Popular al Senado por Salamanca. No había cumplido los 30 años cuando llegó al Congreso como diputado por Toledo en la tercera legislatura. Desde la siguiente fue candidato por la provincia charra y, aunque renunció en varias ocasiones para asumir responsabilidades en los gobiernos del Partido Popular, se mantuvo hasta 2015, cuando pasó a la Cámara Alta, donde ahora espera renovar una legislatura más.
La burgalesa Sandra Moneo y el salmantino Bermúdez de Castro son los siguientes en esta lista de ‘resistentes’. Ambos son miembros del Congreso desde el año 1996 y allí continúan con la seguridad de permanecer cuatro años más ya que tienen garantizado un puesto de salida al encabezar las candidaturas a la Cámara Baja por las provincias de Burgos y Salamanca, respectivamente. En el caso de Moneo apenas tenía 27 años cuando accedió al cargo, casi el mismo tiempo que lleva como diputada.
Otro de los históricos es el vallisoletano Miguel Ángel Cortés, que no ha sido descabalgado de una candidatura a las Cortes Generales desde 1989. Primero fue diputado durante siete legislaturas, hasta que en 2015 dio el salto al Senado, donde ahora se mantiene en el segundo lugar de la lista para un próximo periodo de cuatro años.
A pesar de que los dos grandes partidos políticos españoles, al menos hasta la llegada de las nuevas formaciones en los últimos comicios generales, han renovado a sus dirigentes nacionales e incluso sus líneas ideológicas, algunos políticos han sabido adaptarse a las circunstancias y continuar protagonizando la política nacional desde el poder legislativo.
senado. Estos parlamentarios de larga duración se concentran sobre todo en el Senado, una cámara de representantes donde siempre los partidos han colocado a políticos con experiencia que, en la mayoría de los casos, se encontraban de salida en la política.
El abulense Sebastián González, actual tesorero nacional del Partido Popular desde la llegada de Casado a Génova, el zamorano José Fernández, alcalde de Puebla de Sanabria, y la soriana María del Mar Angulo, impuesta en esta ocasión por la dirección nacional en la candidatura al Senado, son los otros parlamentarios que llevan desde 2004 como representantes de sus provincias en las Cortes.
Aunque con algunas intermitencias, como es el caso de Fernández que estuvo ausente entre 2011 y 2015, la vocación política mantiene a estos hombres y mujeres dentro de un selecto grupo cuya vida profesional ha estado siempre ligada a cargos públicos.
Aunque todos se encuentran bien situados en sus respectivas candidaturas, la inestabilidad política y la incertidumbre electoral puede provocar la ‘retirada’ de algunos de estos veteranos por no conseguir acceder al escaño para los próximos cuatro años.