Los 'iguales' de la ONCE vuelven a tomar las calles

Javier D. Bazaga (SPC)
-

Los 19.000 vendedores de la entidad regresan hoy a sus puntos de venta, después de verse obligados a suspender su actividad por primera vez en la Historia debido a la pandemia

Los 'iguales' de la ONCE vuelven a tomar las calles - Foto: JUAN LAZARO

Se abren las puertas de la imprenta y huele a tinta, a maquinaria recién engrasada, y hay un sonido inconfundible de rotativa. Así es como se pusieron en marcha de nuevo los talleres de impresión de la ONCE en Madrid, más conocida como la fábrica de la ilusión. Desde el pasado 25 de mayo, estas instalaciones volvieron al trabajo para poner en marcha una actividad que, por primera vez en sus casi 82 años, se vio obligada a suspender debido a la pandemia del coronavirus.
La organización ha querido volver a lo grande y lo harán desde  hoy. Aquella semana de mayo comenzaron los trabajos de puesta a punto y se empezaron a imprimir los primeros 5,5 millones de cupones con un mensaje claro para los ciudadanos: «Volvemos los iguales».
Un lema que pretende recordar a la gente que «volvemos los de siempre», asegura Jesús Rodríguez Ibáñez, director técnico de las instalaciones. Desde la entidad se recuerda que vuelven los 19.000 vendedores a «su lugar natural» con ese mensaje de igualdad y de inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad. «Queremos y necesitamos ser iguales», aseguran.
Rodríguez Ibáñez explica cómo funciona todo el proceso desde que los cupones son diseñados en el área de fotomecánica para poder elaborar las planchas de impresión en offset. Luego, se imprimen todos «iguales» hasta formar una gran bovina de unos 400 kilogramos de peso, que es transportada hasta la última fase de impresión en la que cada billete lleva su propio número, serie y código de barras. «Es donde se le da su propia personalidad al cupón».
Entre medias del proceso existen unos lectores para comprobar que la secuencia de los números es la correcta y que no hay fallo alguno. Y, en el último paso, la máquina hace paquetes con los cupones que serán repartidos luego a cada vendedor. Al final de la línea se encuentra el oficial de segunda José Ojeda, que se encarga de revisar que están bien compuestos y llevan la etiqueta con la persona a la que le corresponde. Un trabajo de verificación que realiza visualmente y con un TPV como los de los vendedores que comprueban que no da ningún tipo de error.
Juan Pablo Blanco es oficial de primera y asegura que la puesta a punto de la maquinaria no ha supuesto ningún problema en la línea. Pero es uno de los que peor lo ha pasado en estos meses. «En casa somos cinco y solo trabajo yo, mis tres hijos se han quedado en el paro por la crisis y llevamos en ERTE desde el 5 de abril», revela. No obstante, se considera afortunado por tener trabajo y poder regresar. «La empresa se ha portado de maravilla con nosotros, la disposición ha sido tremenda», y añade que «yo soy hijo de ciegos por lo que para mí estar aquí es un orgullo».
Janet Alcántara espera que arranque su línea y también incide en que «teníamos muchas ganas de volver» después de dos meses en casa. Explica cómo el retorno de los trabajadores se ha ido escalonando para cubrir todo el proceso porque «esto va en cadena».
Por su parte, José Ojeda también ha estado en ERTE y confiesa haber vuelto «con una alegría tremenda». Está convencido de que los vendedores van a volver con las mismas ganas e ilusión, pero «lo que hace falta es que la gente lo entienda y sepa la labor que hacemos para que esto salga adelante. Esto hay que levantarlo como sea», concluye.


Campaña de homenaje

La ONCE ha preparado, además, una campaña de agradecimiento a todos aquellos colectivos que han estado trabajando en primera línea durante la pandemia de la COVID-19. Así, durante la primera semana, cada día sacarán un billete con un motivo distinto en reconocimiento a los sanitarios, fuerzas de seguridad, vendedores, farmacias… 
Al final, serán 46,5 millones cupones, «uno por cada ciudadano» del país para agradecer y conmemorar una vuelta a la normalidad que todo el mundo ansía.