Una puerta a la integración laboral

SPC
-

Cruz Roja ha formado a casi 4.100 personas desfavorecidas desde 2016 en la Comunidad, de las que un 36% consiguió un trabajo

Rosa Urbón y Esperanza Vázquez, durante la presentación. - Foto: Ical

Una integración laboral y social que van de la mano. Los resultados del Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social (Poises) para personas desfavorecidas que gestiona Cruz Roja en Castilla y León, a través de sus oficinas territoriales, han deparado la formación de un total de 4.092 personas desde su inicio en 2016 hasta la fecha, con un nivel de inserción laboral del 36 por ciento, es decir 1.453 personas consiguieron un empleo gracias a esta formación. Así se puso de manifiesto en la presentación del balance, que depara que más de un 60 por ciento de quieres mejoraron su empleabilidad son mujeres, en total 2.426.
La presidenta de Cruz Roja Española en Valladolid, Rosa Urbón, y la directora general de Familias, Infancia y Atención a la Diversidad, Esperanza Vázquez, presentaron ayer los resultados del programa financiado por el Fondo Social Europeo y del Ministerio de Empleo y Seguridad Social en el transcurso de una jornada divulgativa, donde dieron testimonio de los logros y experiencias de personas que habían estado alejadas del mercado laboral y empresas colaboradoras. «Se trata de casos de mayores de 45 años, inmigrantes, mujeres, o procedentes del lado excluido de la sociedad y el balance es positivo y somos moderadamente optimistas al mejorar año a año», precisó Urbón.
«Muchas empresas son conscientes de que ofrecer igualdad de oportunidades en el campo de empleo no solo es una cuestión de justicia y de responsabilidad social, si no también de una ventaja competitiva al poder incorporar un talento distinto en sus políticas de recursos humanos», aseveró la presidenta provincial de Cruz Roja en Valladolid en declaraciones recogidas por Ical.
Este programa cuenta con el apoyo de 1.960 empresas de Castilla y León con las que se han establecido 5.145 alianzas para realizar prácticas laborales. «Estas compañías apoyan con algo fundamental como es la formación y la ahora de orientar hacia pueden dirigirse los participantes. Cuando esto encaja, viene la inserción en el mercado del trabajo y el poder ofrecer así oportunidades que cambian su vida al ser la puerta hacia su inclusión social», precisó Rosa Urbón.
Por su parte, Esperanza Vázquez, incidió en el hecho de que Cruz Roja es «desde siempre un aliado estratégico» en las políticas de lucha contra la pobreza y para favorecer la inclusión social, además de estar «muy implicada» en la Red de Protección a las Familias que se puso en marcha desde la Junta a través de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades. «Se trata de atender a todas las personas y familia más vulnerables de la sociedad, para lo cual este año se financian varios programas con dos millones de euros», recordó.


Las más vistas