La siniestralidad laboral crece, con seis víctimas mortales

E.C.
-
La siniestralidad laboral crece, con seis víctimas mortales - Foto: David Pérez

En la provincia de Ávila se registraron un total de 1.415 accidentes con baja a lo largo de 2018, de los cuales 1.263 se produjeron en el lugar de trabajo, mientras que los 152 restantes fueron in itinere


Las cifras de siniestralidad laboral en Ávila cerraron al alza en 2018. Según los datos oficiales de la Junta de Castilla yLeón, en esta provincia fueron 1.415 los accidentes con baja registrados a lo largo del año, lo que supone un incremento del 10,89 por ciento respecto al  2017, y de ellos seis fueron mortales, uno dentro del sector agrario,  otros dos en el de servicios y tres in itinere. 
De esos 1.415 accidentes laborales, 1.263 se produjeron en el lugar de trabajo, mientras que 152 fueron in itinere (más que el año anterior debido fundamentalmente a las nevadas registradas tanto en enero como en febrero), y a ellos se sumaron diecinueve casos de enfermedad profesional (en 2017 fueron 1.166 en actividad y 110 in itinere, más ocho casos de enfermedad profesional).
El sector que, una vez más, mantuvo los niveles de siniestralidad más elevados durante el pasado año fue el de servicios, que además fue el que más empleo generó en la provincia, con 709 accidentes y ocho casos de enfermedad profesional, mientras que otros 228 se produjeron en la industria, con once casos de enfermedad profesional; 182 en la construcción y 144 en el sector agrario. Y fueron el sector agrario y la construcción los que porcentualmente más aumentaron sus cifras en lo que a siniestralidad laboral se refiere en términos interanuales, con repuntes del 20 y del 10,3 por ciento, respectivamente, seguidos de la industria con un crecimiento del 8,06 por ciento y los servicios, con un 5,82 por ciento más.
En cuanto a su gravedad, como apuntábamos, se registraron a lo largo de 2018 seis accidentes mortales frente a los dos de 2017, a los que hay que sumar 10 graves y 1.399 leves. El sector servicios registró dos accidentes mortales, cinco graves y 702 leves; en la industria fueron dos graves y 226 leves; en la construcción, uno graves y 181 leves, y en el sector agrario, uno mortal, dos graves y 141 leves. In itínere se contabilizaron tres mortales y 149 leves.
Pero además de los ya apuntados 1.415 accidentes laborales con baja, en la provincia de Ávila también se registraron en esos doce meses otros 1.728 que no requirieron baja y 14 enfermedades profesionales también sin baja, por lo que el número total de accidentes contabilizados durante 2018 se elevó a 3.143, lo que supuso un repunte del 3,52 por ciento respecto a 2017 cuando se registraron 3.036.

El índice de incidencia de accidentes de trabajo con baja se situó en 2018 en 3.046,8 en Ávila, por debajo del registrado en el conjunto de Castilla y León (3.351,1) y únicamente por encima del de Valladolid, que se quedó en 2.812,5.
En esos doce meses fueron 1.263 los accidentes con baja en jornada, de ellos tres mortales, en la provincia, donde la media anual de afiliados fue de 40.272. Teniendo en cuenta que este índice representa el número de accidentes con baja acaecidos durante la jornada de trabajo (no incluye los in itinere) por cada cien mil trabajadores expuestos al riesgo, la fórmula establecida por Eurostat arroja ese resultado de 3.046,8, que además es el séptimo más bajo de toda España, solo por encima de Ceuta, Madrid, Valladolid, Granada, Barcelona y Alicante. 
El informe de siniestralidad laboral que ofrece la Junta de Castilla yLeón muestra los datos mensuales de Ávila que arrojan un aumento del índice de incidencia la mayoría de los meses de 2018 respecto al año anterior, salvo mayo, que se mantuvo estable, agosto, noviembre y diciembre, en los que se redujo. 
Atendiendo a su gravedad, los mayores picos en ese índice de incidencia mensual se registraron en abril y diciembre, en cuanto a los graves, y en agosto y octubre, en los mortales.
En cuanto a los sectores, cabe subrayar que si bien el de servicios es el que mayor número de accidentes laborales contabilizó el año pasado, con 709, también es el sector que mayor volumen de trabajadores aporta a la provincia, de tal forma que al ponerlos en relación su índice de incidencia en esos doce meses es el más bajo, mientras que en el extremo opuesto encontramos a la construcción, por encima de la industria y el sector agrario que, no obstante, tuvo un pico importante de subida en octubre como consecuencia de la temporada de la fresa.