Sigue sin llegar la primera fuera de casa

A.S.G.
-

Dos empates y dos derrotas son el balance del Real Ávila lejos del Adolfo Suárez. El equipo aún no conoce la victoria fuera de casa, aunque de Los Dominicos regresó «con buenas sensaciones. Se compitió bien»

Sigue sin llegar la primera fuera de casa - Foto: David Castro

Cuatro puntos, dos derrotas y dos empates. El último en Los Dominicos,  un campo siempre complicado, todo hay que decirlo, del que los encarnados se trajeron un punto que bien pudieron se tres. Hubo ocasiones para ello, pero no llegó el gol que hubiera abierto las puertas a los de JonathanPrado a su primera victoria lejos del Adolfo Suárez. Volvieron con «buenas sensaciones» por el partido pero sin tres puntos desde los que tratar de dar un salto adelante en una clasificación en la que, si bien hay que mirar hacia arriba cuando se miran los números de los encarnados como locales, hay que mirar hacia abajo cuando se ven como visitantes. Y entre medias, un undécimo puesto en el que el equipo se ha quedado clavado desde hace varias jornadas, aunque cada vez un poquito más lejos de esa cuarta posición que ahora marca el Burgos Promesas Universidad Isabel I, a nueve puntos de los encarnados.
Se le resiste al equipo encarnado su primer triunfo lejos del Adolfo Suárez. No tuvo opciones para ello ni ante el Atlético Astorga(4-2) en La Eragudina ni ante el Zamora(4-1) en el Ruta de la Plata. Como reconocería después el técnico palentino, el Real Ávila aún estaba demasiado verde para sumar ante ellos. No fue así en el Área de Puente Castro ni en Los Dominicos. Si ante el Júpiter Leonesa B un penalti evitable permitió el empate de los leoneses (1-1) en el descuento, este miércoles era la falta de efectividad y la suerte, la que le faltó a Cristo cuando estrellaba contra el larguero una de las muchas ocasiones de las que gozó. Tampoco le faltaron ocasiones a Javi de Mesa, Llorián o Manu Moreira. Acciones «que hubieran cambiado el partido». Porque el equipo encarnado tuvo ocasiones de sobra para haber roto la igualdad en el marcador. Y la falta de efectividad acabó siendo «clave», tiene claro el entrenador encarnado, que regresó de La Virgen del Camino sin tres puntos pero con la sensación de haber firmado «un partido muy completo, tanto por el campo como por el potencial del rival, que apenas tuvo un remate de cabeza».
Insiste en este sentido el entrenador del Real Ávila. «Fuimos un equipo competitivo los 90 minutos. Tuvimos pocas pérdidas, nos adaptamos al contexto y fuimos superiores, aunque es verdad que las ocasiones hay que materializarlas para traernos los tres puntos». Faltó el triunfo pero el equipo regresó con «buenas sensaciones» a las que agarrarse en una semana que se cerrará este domingo con el tercer partido en siete días. La Granja llega al Adolfo Suárez, donde los tres puntos son indiscutibles.