La vida cotidiana detrás de las trincheras

E.Carretero
-

Los restos fortificados que el bando nacional levantó en Las Navas en marzo del 37 fueron objeto de una visita guiada que incluyó recreaciones sobre el día a día de los soldados

La vida cotidiana detrás de las trincheras - Foto: David Castro

Las Navas del Marqués conserva aún muchas de las fortificaciones que tras ‘tomar’ este municipio fueron levantadas por el bando nacional. Trincheras, fortines, troneras o búnkeres que han llegado hasta nuestros días en buen estado de conservación y que no solo son testigos mudos de una época dramática para este país sino que también sirven para entender cómo era el día a día de los soldados que, en un bando u otro, esperaban pacientes la llegada del ‘enemigo’.  
La 71 Primera División del frente nacional trazó en marzo del 37 en el costado suroriental de Las Navas del Marqués un anillo de fortificaciones de hormigón y granito  que han llegado hasta nuestros días gracias a que las mismas se construyeron en un momento de la contienda en el que el frente nacional se estabilizó en esta zona de la provincia de Ávila, lo que permitió realizar «obras de mayor envergadura y más complejas».  Así lo cuenta el historiador Sergio Pérez Paredes, encargado de guiar este sábado una ruta por los restos militares de Las Navas del Marqués organizada por el Consistorio navero y a la que se sumaron casi un centenar de personas. Una ruta que también incluyó recreaciones de la vida en las trincheras y de un enfrentamiento entre los dos bandos. Recreaciones de las que se encargaron los miembros de la Asociación Frente de Madrid, a la que también pertenece este joven historiador de Navalperal de Pinares, que explicó que tras tomar La Navas en octubre del 36 los nacionales ocuparon esta zona como posición control. «En esta posición no se tiró un tiro, pero era una muy buena para controlar al enemigo que en esas fechas se encontraba en El Escorial y Santa María de la Alameda», explicó Pérez Paredes durante esta visita guiada a los restos que el bando nacional levantó en Las Navas durante la Guerra Civil.
Una actividad que se celebra en Las Navas por tercer año y con la que se busca dar un cariz más humano a un episodio dramático de la historia de España. «Queremos recrear la vida tan dura que ambos bandos tuvieron que vivir en posiciones estables como esta de Las Navas, donde los milicianos pasaban inviernos muy duros, con mucho frío y abrigados con una triste manta de lana porque no tenían nada más», apuntó el historiador corito al hablar de esta actividad que también sirvió para que los participantes en esta visita contemplaran objetos, armamento e indumentaria que los combatientes de uno y otro bando utilizaron durante la guerra, tales como cantimploras, mantas, lonas, fusiles, cascos o uniformes de ese momento.    
«Queremos romper ese cliché y hacer ver que realmente no había ni buenos ni malos y que perdimos todos», apuntó el historiador y miembro de la Asociación Frente de Madrid al hablar del objetivo de esta actividad que busca ser «lo más apolítica posible» y que solo persigue demostrar a la gente cómo era la vida de quienes, en un bando u otro, participaron en la batalla.


Las más vistas