El Gobierno rechaza convocar un MIR extraordinario

SPC
-

El consejero de Sanidad, Antonio Sáez, mostró su decepción con la negativa de la ministra y lamentó que «se deseche esta posibilidad sin un análisis detallado» de sus consecuencias

El consejero de Sanidad, Antonio Sáez, disgustado tras el rechazo de su propuesta en la reunión. - Foto: Juan Lázaro (Ical)

La reunión mantenida entre la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y los consejeros autonómicos acabó con un nuevo enfrentamiento entre administraciones. Ante el objetivo de Castilla y León, respaldado por un grupo de comunidades gobernadas por el PP, de una convocatoria extraordinaria del examen MIR para paliar el déficit de médicos de familia, Carcedo se negó tajantemente sin analizar la posibilidad.
La ministra presentó el primer borrador del documento de consenso de la atención primaria, que se deberá aprobar definitivamente en un futuro Consejo Interterritorial y que no contempla la convocatoria de un MIR extraordinario como había planteado el consejero castellano y leonés, Antonio Sáez, durante los días previos.
Antes incluso de la reunión, la ministra Carcedo ya había pedido a los consejeros seriedad y «no jugar con falsas expectativas», porque no es viable ya que «se ha exprimido al máximo» la capacidad de formación, que está en manos de las comunidades.
Sáez Aguado dejó patente su decepción ante esta negativa para resolver el déficit de médicos del sistema nacional de salud. «No comprendo que, sin un análisis detallado, la ministra lo haya desechado con esa rapidez», pronunció en declaraciones a los medios de comunicación tras el encuentro celebrado en Madrid.
El consejero castellano y leonés expuso que este déficit es una problemática que «en el futuro se puede mantener e incluso incrementar» debido a las jubilaciones, aunque en la actualidad, y a pesar de que en la Comunidad «casi todas las plazas de médico de familia están cubiertas, el problema viene con las bajas, vacaciones, o permisos».

Déficit de médicos. El consejero avanzó que en España se estima un déficit de cerca de 2.000 profesionales, por lo que en Castilla y León harían falta «algo más de 100 para tener la garantía de cobertura de todas las plazas en esas situaciones que son las que generan problemas», indicó.
«No ha sido muy prudente excluir esa posibilidad», lamentó ante el rechazo. «La ministra no es consciente de las dificultades que tenemos las comunidades autónomas. Nos faltan médicos», subrayó, ante lo que considera que «ese problema se resuelve convocando más plazas», capacidad que atribuyó al Ministerio de Sanidad.
«En Castilla y León nos aseguran que van a acreditar 23 plazas más de médicos de familia para su formación. Si juntamos esas plazas e intentamos hacer un esfuerzo, se podrían convocar algunos centenares en España y contribuir a resolver este problema», enfatizó, según informa Ical.
Sí aplaudió el consejero Antonio Sáez que la ministra accediera a la próxima convocatoria de un pleno de la Comisión de Recursos Humanos para abordar los problemas más urgentes de la atención primaria, como la cobertura de los días libres en Semana Santa.