Ávila tiene a 8.616 personas atendidas por la dependencia

B.M
-

Debido a la dispersión que se produce en provincias como la abulense, se ve que el trabajo con la dependencia tiene más peso en los municipios que en la capital, prácticamente con uno de cada cuatro usuarios ubicados en el medio rural

Ávila tiene a 8.616 personas atendidas por la dependencia

La atención a las personas con dependencia es uno de los pilares sociales más importantes y que se convierte en esencial en provincias como Ávila dado el grado de envejecimiento de la población y la dispersión en el medio rural.
Esto hace que en Ávila se atienda, según los datos de cierre de marzo, los últimos publicados y a la espera de ver cómo afecta la actual crisis sanitaria, a 8.616 personas dependientes que acumulan un total de 11.098 prestaciones, unas cifras algo por debajo de las del año anterior en las mismas fechas. Esa es el número de las personas a las que ya se atiende, que supone un 98,92 por ciento de las que tienen derecho a prestación puesto que se trata de un derecho que tienen reconocido (dejando fuera las listas de espera antes de la concesión) 8.710 personas, lo que supone que en ese momento había 94 a la espera de recibir la prestación o servicio correspondiente. De todas formas el grado de ejecución, según los datos oficiales de la Junta de Castilla y León, está en Ávila 18 puntos por encima de la media nacional.
Precisamente debido a la dispersión rural, se ve que la atención a la dependencia tiene más peso en los municipios que en la capital abulense. El dato lo deja claro puesto que de las 8.616 personas dependientes con prestaciones reconocidas, 2.523 tienen su domicilio en el municipio de Ávila y 6.093 en el resto de localidades de la provincia. En otras palabras, un 70,71 por ciento de los dependientes se encuentran en el ámbito rural, prácticamente tres de cada cuatro.
Hay que tener en cuenta que cuando se habla de atención a la dependencia se hace tanto en prestaciones económicas como en el acceso a un servicio como puede ser un centro de día o una residencia. Y es que al final, la intención tiene que ser llegar a la persona con aquello que lleva a cubrir sus necesidades, ya sea una ayuda a domicilio o un asistente personal dentro de sus propias casas, o si es necesario, acudir al exterior. Además no se puede olvidar que una misma persona puede tener derecho a varias prestaciones según se su situación.
En este momento la opción más escogida son los servicios frente a las prestaciones económicas por cuidados familiares que se otorga cuando un familiar se hace cargo de una persona dependiente.
Un 81 por ciento de las prestaciones corresponden a servicios, aunque también es cierto que destacan los casos en los que hay una dotación económica vinculada a ese servicio para que se pueda ejecutar. De esta forma, lo más demandado y concedido es la prestación económica vinculada al servicio con 3.490 en Ávila, un 31,45 por ciento del total. Pero no es menos cierto que la ayuda a domicilio sigue siendo otro de los pilares de la atención a la dependencia, al menos en Ávila, con 2.181 prestaciones, prácticamente un 20 por ciento del global.
El resto de servicios que tienen presencia en Ávila incluyen las 950 prestaciones para prevención de la dependencia y promoción de la autonomía personal, las 962 de teleasistencia, 525 de centros de día y noche, 685 de atención residencial y 200 en el caso de la asistencia personal.
Y en un apartado que se podría considerar más económico pero que también es importante, se encuentran las más de 2.100 prestaciones que corresponden a los cuidados familiares.
En relación con las personas reconocidas como dependientes severos y grandes dependientes (grados II y III), los datos del Imserso señalan que, en el mes de marzo, en Castilla y León se atendió al 99,05 por ciento de las personas que tienen reconocidos dichos grados. Eso significa una mínima lista de espera según los datos oficiales, que en el conjunto del país supera, sin embargo, el doce por ciento.
En cuanto a la incorporación del grado I, en la región ya están incorporados cerca del 97,5 por ciento de estos dependientes, también por encima de la media nacional, que se sitúa en poco más de un 67 por ciento. En Castilla y León se atiende ya a 104.827 personas dependientes (hay 106.429 con ese derecho) que acumulan un total de 140.124 prestaciones. Esto quiere decir que el 98,49 por ciento de las personas dependientes con derecho a prestación ya las reciben, según los datos oficiales de la Junta de Castilla y León. 
En este aspecto se está por encima de la media nacional, pero también en lo que respecta a solicitudes en relación con la población, un 6,09 por ciento frente al 4,04 por ciento nacional.

Evidentemente, la crisis sanitaria provocada por el coronavirus está afectando a múltiples ámbitos, y la dependencia ha sido uno de ellos. 
Ángel Muñoz, gerente territorial de Servicios Sociales, explica que se están tramitando las solicitudes de dependencia antes del inicio del estado de alarma, se están resolviendo aquellas resoluciones nuevas de prestaciones nuevas que están generando gastos a los usuarios como pueden ser cuidados familiares o prestaciones de carácter residencial y se están tramitando todas las gestiones telemáticas que están teniendo entrada dirigidas a la Gerencia Territorial. 
El impacto de la epidemia, señala, está suponiendo la paralización de plazos, por lo que están suspendidos los procedimientos que se iniciaron en su día y requieren la presentación de documentación por parte del usuario y de cara al levantamiento del estado de alarma se prevé un aumento de solicitudes de nuevas prestaciones así como de cambio de estas prestaciones.
El Ayuntamiento de Ávila y la Diputación Provincial también tienen mucho que ver en la tramitación de los expedientes. En este sentido, desde el Consistorio de la capital, y concretamente desde el área de Servicios Sociales, se indica que se ha realizado una reestructuración en los últimos meses (antes de la crisis) para reorganizar el servicio en función de las necesidades y con el objetivo de atender las prioridades que se dan, principalmente, en familias vulnerables y dependencia. Durante el estado de alarma, la Junta de Castilla y León suspendió las visitas obligatorias relacionadas con la tramitación de las ayudas de dependencia, de modo que se ha ido avanzando hasta donde se ha podido a través del teléfono y on line, señalan.
En estos momentos, hay unos 350 expedientes de dependencia en lista de espera que aseguran que se retomarán en cuanto la a administración autonómica posibilite la continuación de trámites. Igualmente, y dentro del apartado de contratación de personal, se incorporarán varias personas con el objetivo de tramitar expedientes de dependencia, para reducir al máximo la lista de espera.
Por parte de la Diputación, se recuerda que su misión es hacer los trámites de valoración para que luego la Junta de Castilla y León determine si se concede la dependencia y en qué grado. Aún así, señalan que llevaban al día todos los expedientes que tenían de solicitudes de valoración pero que desde se decretó el estado de alarma todo eso quedó suspendido. Es decir, hasta el día de la alarma todos los expedientes estaban en plazo de acuerdo con la ley pero ahora mismo, como todavía no se han vuelto a impulsar, hay una situación que no es real, aunque tienen previsto «que no tardando mucho» la Junta vuelva a retomar todos estos informes porque hasta ahora solo se permitían las valoraciones de urgencia y vía telefónica y estas eran muy pocas y casos muy específicos, no lo habitual.