La procesión del Cristo de la Ilusión cumple 30 años

M.R
-

La imagen partirá de la ermita de Las Vacas e irá avanzando hacia el centro histórico hasta encontrarse con La Esperanza

La procesión del Cristo de la Ilusión cumple 30 años - Foto: RICARDO MUÑOZ MARTÁ?N - RMESTUD

 

La humanidad que representa el Cristo de la Ilusión saldrá de su casa, la ermita de Las Vacas, poco antes de las nueve de la noche del Lunes Santo. A esa hora, los miembros del Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de las Vacas vivirán uno de sus momentos más emocionantes cuando tras un considerable esfuerzo por parte de los veinticuatro anderos se logre que el paso cruce el umbral del templo sin un solo rasguño. Ese momento, con la plazuela de Las Vacas inundada del color verde del hábito de los numerosos cofrades, será todo fervor y devoción. Este año ese momento se vivirá de una forma especial porque se cumplen tres décadas desde que el Cristo de la Ilusión -cuya imagen atesora ya 31 años- salió por primera vez en procesión. «El primer año la imagen salió en carroza, pero a partir de entonces el Cristo de la Ilusión siempre ha salido a hombros», explican destacan desde el Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de las Vacas, para el que es una satisfacción vivir el trigésimo aniversario de la procesión, en la que la imagen resaltará con los arreglos florales en tonos rojos a base de rosas, clavelinas, orquideas y espinas. Vestidos con túnica y capuchón verdes, así como con cíngulo, guantes y capa de color blanco, el millar de cofrades que forman parte del Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de las Vacas arroparán al Santísimo Cristo de la Ilusión en el recorrido que le llevará a enfilar el corazón de Ávila, hacia el que se adentrará por la Puerta del Rastro, desde la que enfilará la calle Caballeros con destino a la plaza de Pedro Dávila, y la calle Cardenal Pla y Deniel para tomar la plaza del Teniente Arévalo y la de José Tomé, la calle don Gerónimo y desde allí dirigirse a la emblemática calle de la Cruz Vieja, desde la que accederá a la plaza de la Catedral, donde tendrá lugar el emocionante encuentro del Hijo con su Madre, representada en la imagen de Nuestra Señora de La Esperanza. El encuentro, que está previsto para las diez y media de la noche, volverá a ser multitudinario, será uno de los momentos álgidos de la Semana Santa abulense.